¿Y si fueran ellos los que tomasen la píldora?

Cuando hablamos de avanzar en la igualdad, hablamos también de compartir responsabilidades en nuestra sexualidad. Esto supone no solo responsabilizarnos de nuestro propio placer y de nuestro propio orgasmo, para no poner toda la presión en el otro, sino que también pasa por compartir la anticoncepción. Si bien en nuestros escarceos ocasionales, lo importante es cuidarse bien de uno mismo, y para ello no hay mejor opción que el preservativo, cuando tenemos pareja elegir método anticonceptivo debe ser una decisión consensuada. Ahora bien, cuando optamos por el uso de la píldora o de otras opciones hormonales, ¿debe el peso recaer solo en la mujer? Y no me refiero solo al hecho de ser la que tiene que ocuparse de tomarlo, sino también de pagarlo.

Esa es la pregunta que deben haberse hecho todos los científicos que están en la carrera por lograr un anticonceptivo masculino. Un objetivo muy deseado, que parece difícil de alcanzar por motivos tan obvios como que no es lo mismo inhibir un solo óvulo, que millones de espermatozoides. Sin embargo, desde la perspectiva del sexcoach Sergio Fosela, la principal barrera es financiera. “Las grandes farmacéuticas se lanzaron a investigar su creación, pero cuando vieron los costes frente a los posibles beneficios, fueron parando una a una”.

pildora2

Después de descartar las pastillas hormonales, debido a sus efectos secundarios, según el sexcoach, algunas investigaciones actuales giran en torno a los siguientes productos:

VASALGEL: Una inyección que inserta un polímero que bloquea la ruta por donde el esperma sale del cuerpo, de manera que bloquearía el paso de los espermatozoides. Es decir, como una vasectomía, pero totalmente reversible.

GENDARUSSA: Se trata de una pastilla realizada  a partir de una hierba que crece en la isla de Papúa. La idea es que bloquea las enzimas que permiten al espermatozoide llegar al óvulo, teniendo en cuenta que sus efectos desaparecerían a los 30 días de tomarla.

PÍLDORA DE LAS SABANAS LIMPIAS: El efecto de esta pastilla se basaría en relajar los músculos de los conductos deferentes, evitando así  que el semen sea expulsado y, por lo tanto, dando lugar a orgasmos secos. Se toma unas horas antes de las relaciones sexuales y sus efectos desaparecen a las 24h.

GEL ANTICONCEPTIVO: Se trataría de un gel realizado con una sustancia
llamada ‘nestorone’, que, aplicado a la piel, podría reducir la producción de esperma.

Sin embargo, desde el punto de vista del experto, el dilema de la anticoncepción masculina no es solo una cuestión de ciencia, sino sobre todo de educación.  En concreto, “de eliminar ciertas creencias patriarcales”, como la idea de que al ser la mujer la que se queda embarazada, recae sobre ella el poner cuidado. Así, insiste en que “usar métodos hormonales debe ser decisión de ambos, siempre que se viva en pareja. ¿Por qué si a él no le gusta usar condón debe ella usar anticonceptivos hormonales? ¿Por qué no al revés?”.

Por todo ello, lo que parece es que al menos la píldora masculina, mientras llega, trae consigo interesantes debates.

Click aquí para cancelar la respuesta.