Virus del Papiloma: esto es todo lo que tienes que saber

El 80% de las personas que mantienen relaciones sexuales acabarán contrayendo el Virus del Papiloma Humano (VPH), uno de los virus más frecuentes del mundo. Los síntomas menores consisten en la aparición de verrugas genitales y en el peor de los casos puede derivar en cáncer del cuello uterino, en el caso de las mujeres. Saber cómo evitar al enemigo es fundamental para disfrutar de una buena salud sexual y enterrar algunos mitos.

1. Vías de contagio. El VPH se contagia por contacto piel a piel. Los hombres son portadores en su mayoría y en muchas ocasiones desconocen este problema al no presentar síntomas. Sin embargo, en mujeres puede derivar en cáncer de cerviz de útero o de canal anal, por ejemplo. Tocar con una mano la zona infectada y poner esa mano en los genitales puede transmitir el virus.

2. Formas de transmisión. El virus se transmite en encuentros sexuales y, principalmente, durante los juegos previos al coito, donde no se usa el preservativo. “Es poco frecuente la transmisión vía oral, ya que la boca está acostumbrada a luchar contra miles de agentes infecciosos, aunque no se puede descartar estar manera de contagio al cien por ciento”, según un estudio de la Fundación Puigvert.

3. Varias parejas. El virus es más frecuente entre quienes tienen varias parejas sexuales a lo largo de su vida, pero alguien con una sola pareja también puede tenerlo, incluso haber permanecido latente durante algún tiempo y luego desarrollarse.

Doctor and patient consulting on a table

4. Cómo saber si estoy contagiada. En el caso de los hombres es prácticamente imposible, ya que no hay una prueba médica que determinen con certeza la existencia del virus. Para la mujeres existen los controles ginecológicos durante los que se pueden realizar dos pruebas. Existen más de un centenar de genomas diferentes del virus, aunque los que son susceptibles de derivar en cáncer de cuello uterino son una quincena. Normalmente las pruebas se hacen sobre cuatro o cinco variantes del virus, las más frecuentes y a mujeres mayores de 30 años. La prueba se llama detección del Papanicoláu.

5. Las vacunas. La actual vacuna contra el virus es eficaz en la mayoría de los casos, pero no en todos, ya que el virus muta y la vacuna no alcanza a todas las variantes del VPH. Según los últimos estudios, la vacuna previene el 80% de los casos y es especialmente eficaz cuando se implanta en niños y adolescentes, antes de tener una vida sexual activa, entre los 11 y los 12 años. También se recomienda la vacuna en hombres hasta los 21 años y en mujeres hasta los 26 si no recibieron la vacuna cuando eran más jóvenes.

6. Preservativos. El uso del condón no evita el contagio al cien por ciento, ya que la base del pene seguirá estando en contacto con los labios mayores de la vagina en relaciones heterosexuales, pero sí evita el contagio de muchas otras enfermedades que podrían potenciar el VPH.

7. Desarrollo del cáncer. Sólo el 5% de los cánceres están asociados al genoma 16 y 18 de este virus y la mayoría de mujeres infectadas se curan sin una intervención quirúrgica. Normalmente los primeros síntomas son la aparición de verrugas genitales.

8. Embarazos. Si está embarazada y tiene VPH se pueden producir cambios anormales en las células del cuello uterino. Estar embarazada no impide hacerse las pruebas rutinarias para detectar este problema.

Según el National Center for HIV/AIDS del Center for Disease Control and Prevention (CDC) de Estados Unidos, el VPH puede causar cáncer de cuello uterino, vulva, vagina, pene o ano y cáncer orofaríngeo, en la parte de atrás de la garganta y cifra en 79 millones de norteamericanos los infectados actualmente por VPH y otros 14 millones contraen la infección por vez primera.

Click aquí para cancelar la respuesta.