Vibradores: esta es la guía más completa para elegir el que te conviene

La industria de la juguetería erótica lleva tiempo queriendo seducirte. De un tiempo a esta parte, has resistido estoicamente la tentación, pero tu cuerpo está ávido de nuevas sensaciones y experiencias. Lo tienes decidido: quieres un vibrador, pero no sabes cómo elegir el adecuado o incluso te preguntas si tú eres el tipo de mujer adecuada para este tipo de artilugios… No seas cruel contigo misma, los vibradores son como los vaqueros: hay uno para cada tipo de mujer. Algunos son atrevidos, otros más clásicos, futuristas, elegantes, divertidos o innovadores. ¿Cómo elegir el correcto? Veamos.

1. Define lo que estás buscando. Esto es como Tinder: necesitas filtrar porque no te vale cualquiera. Tienes tres opciones básicas: el vibrador clásico (semejante a un dildo, pero con movimiento), el vibrador con estimulador clitoriano y el anillo vibrador.

2. No te vuelvas loca con el tamaño. Las réplicas de pollones no son, por lo general, muy funcionales. Elige un tamaño (y grosor) que te haga sentir cómoda en la penetración vaginal. ¿Qué sentido tiene que para masturbarte tengas que dilatar tu vagina como si te pusieras de parto? ¿O estimularte el ano con tal envergadura que puedas estar al borde del prolapso?

3. La estética importa. El vibrador con forma de delfín puede ser muy divertido para contemplar desde la vitrina de un sex shop, pero llevarlo a tu cama puede que acabe con todo el morbo. Observar como una figurita en forma de tierno e inocente animalito vibra contra tus partes más íntimas no despierta mucho erotismo, ¿verdad? Quizá hasta te parezca gracioso, ridículo o patético. Piensa que a partir de ahora va a ser tu nuevo amante… Mi consejo es que busques un juguete sofisticado, que active tu imaginación y que te haga sentir sumamente sexy. Existen también, los estimuladores de sexo oral. Si eres de las apasionadas del cunnilingus o hace muuuuuuuuuuucho tiempo que no disfrutas en tu alcoba de un experto come coños, ¡este juguete es el tuyo!

ora

4. ¿Rígido o flexible? Algunas mujeres prefieren juguetes bastante duros, otras que puedan doblarse para proporcionar otro tipo de sensación en la vagina o para usarlos como masajeadores clitorianos. ¿Qué prefieres tú?

5. No te arriesgues con el material y tacto de tu primer sextoy. ¿A qué no restregarías esparto por tu pubis? Pues entonces elige un juguete hecho de silicona hipoalergénica. Sus componentes no tienen riesgo para la salud y además, no presentan dificultad para limpiar con agua y jabón. La sensación es suave y será mucho más excitante si la acompañas de un lubricante de efecto frío o calor de base agua. Si antes que un tacto aterciopelado, prefieres sentir la potencia de la vibración opta por materiales de PVC, metal (titano, aluminio, plata e incluso oro) o de vidio de borosilicato (pyrex). Los juguetes que tienen materiales porosos (plástico duro, elastómero, neopreno o caucho de silicona) tienden a contener más bacterias y se deforman con mayor facilidad.

6. A evitar… aquellos materiales que estén hechos de goma o contengan productos químicos como ftalatos.

7. Más allá del tacto… Piensa también en el hábitat de tu sextoy, es decir, si quieres usarlo en la ducha (aunque puedan ser resistentes al agua, no todos son sumergibles) o si necesitas amortiguar el ruido. Si no vives sola, merece la pena invertir un poquito más y evitar que tu compañero de piso piense que te masturbas con una motosierra. Recuerda la sabiduría popular: lo barato sale caro. Y por supuesto, piensa también en otras posibilidades más allá de la básica vibración: multivelocidad, estrías, rugosidades…

8. ¿Dónde lo compro? Hay varias opciones: reuniones de tupper sex, tiendas eróticas o sex shop online. En el caso de que quieras hacer una compra por internet, asegúrate también que, en caso de duda, puedan asesorarte.

9. Antes de frotarlo contra tu clítoris o introducirlo en tu vagina realiza alguna prueba de control. ¿A qué me refiero? Puedes colocar el objeto sobre tu mano o acercarlo a tu cuello. Si aún con máxima vibración y un tacto suave no sientes nada, no sientes lo suficiente o la sensación no te convence, no es para ti. Si por el contrario te molesta el movimiento cuando está en una vibración baja, tendrás que seguir probando con otro modelo.

10. Mantenimiento. Es importante que laves tu sextoy después de usarlo y recomendable que lo laves también antes (del primer uso) y de los posteriores (por si ha cogido polvo). Si vienen con instrucciones específicas de limpieza síguelas estrictamente. No sumerjas en agua aquellos juguetes que funcionan con pilas o se recargan electrónicamente (¡no queremos que acabe en la basura por accidente!). En estos casos, puedes limpiarlos con un paño.

Click aquí para cancelar la respuesta.