Venus O'Hara entra en Kitsch, el primer sex shop en abrir sus puertas en España

Fue el primer sex-shop en abrir sus puertas tras la muerte de Franco: se llama Kitsch, está en Barcelona y para más inri, lo fundó una mujer, Adeline Aránega. Es casi una institución histórica en nuestro país: cuando se inauguró, la revista Interviú le dedicó un reportaje y las colas para acceder a sus entonces escasos productos, daban la vuelta a la esquina.

Venus O’Hara visita este establecimiento y entrevista a Aránega, quien nos cuenta cómo fueron los inicios, cómo ha cambiado el perfil del cliente a lo largo de estos años, etc.

 

Click aquí para cancelar la respuesta.