Ventajas y desventajas de estar soltero a los 30

Si tienes 30 años o más habrás notado ya que las conversaciones en las quedadas de tus amigos han cambiado. En primer lugar, han cambiado las quedadas en sí. La hora fija ha pasado a ser la una del mediodía, a partir de las ocho de la tarde quedar es un reducto de locura ocasional. Yo he visto a gente apareciendo en chándal. Sin pudor. Somos cenicientas de la treintena. Pero volvamos a los temas de conversación. Nos enseñamos el vestido que nos hemos comprado para el expediente 7-BD. Es decir, la séptima boda a la que vamos a asistir este año. Otro tema candente es el grosor de los mofletes del expediente 2-BB. Es decir, el segundo bebé del grupo de amigos. Y si el expediente 2-BB está en la quedada, la conversación pasa a estar directamente monopolizada. Lo mismo ocurre en tus redes sociales. Sospechas que hay gente que se ha casado varias veces en los últimos años, ves compartidos artículos sobre la lactancia y la Ley de Autónomos, donde antes había fotos de chupitos de absenta y crees que se está produciendo un baby boom similar al de después de la Segunda Guerra Mundial.

Ese es tu contexto. Tienes 30 años o más y eres el soltero de tu grupo. A partir de esa edad sois como un eclipse total de sol. Se produce en dos o tres ocasiones cada cierto tiempo. Normalmente hay otro, pero puede darse el caso de que seas el único soltero o soltera del grupo en posición paralela con la luna menguante. La astrología te estudia. Pero hace tiempo que ha dejado de importarte el qué dirán y estás en ese punto de la vida en el que te acuestas satisfecho. Porque tienes un trabajo relativamente bueno, tienes un núcleo de amigos que se ha convertido en una segunda familia, tienes planes, tienes aficiones. Pero te falta el expediente PMA. La maldita persona adecuada.

-Eres el amigo comodín.

A favor: te han presentado a más personas solteras en los últimos años que en el departamento de casting de Cita a Ciegas. Tú eres el elegido para cualquier plan.

En contra: te rodeas de gente con pareja que cree que si dos personas solteras a partir de los 30 confluyen en la misma habitación tienen que terminar necesariamente juntos como si no existiesen otros 7.000 millones de habitantes en la Tierra.

-Eres el alma libre, el Coronel Tapioca de tu entorno.

A favor: si te surge una oferta de trabajo en Fukuoka para analizar la polinización de las plantas locales no vas a dejar en España a tus cuatro hijos recién nacidos y a tu perro Pancho.

En contra: “¿Qué te hace pensar que quiero irme a Fukuoka a analizar la polinización de las plantas locales? Estudié diseño, maldita sea, dejad de enviarme cosas que no tienen sentido”.

-Tu cama.

A favor: tu cama equivale a cuatro campos de fútbol. Y por ella pasa quién tú decides. Sanas microrrelaciones. Sin compromiso. Con el nórdico para ti.

En contra: tienes que poner la funda del nórdico solo. Le pediste ayuda a tu última cita de Tinder y de pronto le llamaron por teléfono y se fue de tu casa pitando porque le surgió una urgencia muy importante.

-Los fines de semana.

A favor: Ligar, desmadre, tres botellas de ginebra buena que te regalaron por tu cumpleaños, MEGATRÓN, rooftop party, dj set, barra libre de focaccias, blusas tropicales.

En contra: “Si lo de salir nos parece bien pero… ¿No prefieres que quedemos el domingo a las 13 para tomar unos vermús?”

-Tinder

A favor: Es la aplicación perfecta para encontrar a alguien. Porque te has quedado sin agua en la que pescar en tu entorno más cercano. Tu entorno era hace años un jodido océano y ahora es la charca que hay en el parque de tu barrio en la que vive un pato deprimido. Y hay más gente dispuesta a tener una relación seria en la aplicación de lo que parece. Tinder es más que sexo. Tinder es un medio para un noble fin.

En contra: Eso puede terminar en siniestro total y lo sabes. Pocas aseguradoras existen de Tinder todavía.

-Tu familia.

En contra: ¿PERO CÓMO SIGUES SOLTERO A LOS 30?, ¿QUÉ TE PASA?, ¿QUÉ TE PASA?, ¿ESTÁS BIEN?, ¿NECESITAS UNA SOPITA?

A favor: La sopita.

Click aquí para cancelar la respuesta.