Ventajas de tener un pecho pequeño

Sí, todos y todas recordamos a Pamela Anderson, de Los Vigilantes de la Playa, a Cicciolina e incluso, los más mayores, a Sabrina con aquel vídeo que quedó grabado para siempre en nuestras retinas. Es cierto que todo indica que a los chicos les gustan las tetas grandes, voluminosas y no es tu caso. Pero ni se te pasa por la cabeza pasar por el quirófano así que tienes que vivir contenta con lo que la naturaleza te ha dado. ¿Crees que es una desventaja tener un pecho pequeño? Desengáñate: hoy te contamos las ventajas de tener el pecho pequeño. Son más de las que te imaginas:

Ropa

– Ahora en verano que se llevan las camisetas de gran escote, tanto delantero como de espalda, podrás ir sin sujetador. Sí, tú que tienes las tetas pequeñas puedes permitirte esa libertad e irás bien fresquita y a gusto sin ningún tipo de prenda que apriete el pecho. ¿Crees que las mujeres de pecho grande pueden hacerlo? Ni en sueños.

– Molestan menos a la hora de hacer deporte, por ejemplo, correr: ¿te imaginas que molesta debe ser una talla 95 cuando corres, por mucho que lleves un sujetador de buena calidad? (que además, son más caros, porque a mayor talla, mayor pasta a desembolsar).

– “Puedes comprar ropa online sin preocuparte por los temidos ‘cuatropechos’ (los ‘cuatropechos’ salen cuando alguna prenda de ropa te queda pequeña de pecho y se te salen por los lados, por arriba, por abajo o por cualquier zona que puedan escaparse)”, explica la sexóloga María Esclapez.

– “Toda la ropa te queda estupendamente y no necesitas recorrer 517 tiendas hasta encontrar una camisa que abroche completamente de arriba abajo sin necesitar 3 tallas de más para que tus tetas quepan en ella”, añade.

Two sexy red scoops of ice cream

– “Lo mismo pasa con los bikinis. Con las tetas pequeñas te apañas con un par de bikinis a 3€ la pieza. Con las tetas grandes es más difícil encontrar un bikini que te quede bien que reunir las bolas de dragón”, dice.

Estilo de vida

– “La gente te mira a los ojos cuando te habla y dormir boca abajo es pan comido”, cuenta Esclapez.

– Te dolerá menos la espalda, otra gran ventaja que irás apreciando con los años.

– “La gravedad no pasa tanta factura, y si lo hace, se nota menos la caída del pecho”, añade.

– “No necesitas estar cada dos por tres en el fisio por dolores lumbares o cervicales”.

Sujetadores

– “Cuando tienes el pecho grande, los sujetadores precisan sujetar muchísimo la zona del bajo pecho, dado que de otra forma, todo el peso iría a parar a los tirantes, se te clavarían en los hombros y el cuello te terminaría doliendo. El tener tanta presión en la misma zona constantemente termina pasándote factura con dolores de estómago o náuseas. Esto con el pecho pequeño no pasa porque los sujetadores no necesitan parecer corsets”, finaliza.

Click aquí para cancelar la respuesta.