Ventajas de ligarte a un asturiano y/o a un extremeño

Sí, en El Sextante somos firmes defensores de las distintas identidades que conforman nuestro país y hoy es el día de Extremadura y también, de Asturias, así que vamos a enumerar las ventajas (disculpen si nos dejamos alguna en el tintero) de ligarse a un asturiano y/o a un extremeño, o a ambos a la vez, va en gustos del usuario. Ahí van:

Ventajas del asturiano:

– No tendrá dificultades para romper el hielo, son sujetos muy sociables y más, si hay sidra de por medio. Así que si no te atreves a dar el paso no te preocupes, lo dará él.

– Aprenderás grandes expresiones como ‘prestóme mucho verte’, ‘fai un cutu qu’ escarabaya’l pelleyu’ (que hace frío vaya), mocina, platín, culín, tierrina, chaquetina… Como ves, son muy de diminutivos.

– Tendrás conversación porque son habladores: no te vas a aburrir.

– Suelen ser guerreros y no son malos amantes, lo cual te vendrá de maravilla porque el tiempo que estés con el asturiano engordarás. O sea, que en la cama no estarás desatendida pero en lo que a gastronomía se refiere, tampoco. Ya sabemos que en el Norte se come de maravilla, pero vete haciendo a la idea de comer fabes para luego cenar un cachopo y de postre, tomarte un queso de cabrales. Te recomendamos llevarte Almax.

– Es muy del terruño, con lo cual, no necesitarás llevarte los Louboutin ni un traje estilizado. En caso de tener que ir a una fiesta, zapato cómodo y ropa de abrigo, que ya sabemos que por esas tierras refresca.

– Es un hombre acostumbrado al medio acuático, es decir, lo que para ti será una lluvia torrencial, para él serán unas míseras gotas. No te lo tomes a mal si te hace recorrerte andando unos cuantos kilómetros bajo la lluvia: para ellos forma parte del encanto.

Conocerás mundo, al menos, el asturiano: te llevará de acá para allá a conocer su tierrina, no escatimará en trayectos. Eso sí, nunca le discutas que su tierra es la mejor. Ni te atrevas a hablar de las sidrerías vascas.

– Ojo, en cuanto a infidelidades, el asturiano es un poco veleta, es decir, se dispersa con otras mocinas.

group of pigs in the field

Ventajas de ligarte a un extremeño:

– Si dice que hará algo, lo hará. El extremeño es un hombre de palabra, es, por decirlo, de ideas fijas. O sea, que es cabezón como si fuera de Aragón.

– Ojito con hablarle del documental de Buñuel sobre las Hurdes y de decirle que Extremadura es una tierra atrasada: si te atreves, te dará una lección de Historia que te dejará patidifusa.

– Si la relación se afianza, con el tiempo te acabará llamando “chacha”, diminutivo de “muchacha”. También puede que te denomine “prenda”, que viene a ser como cariño.

– Si eres vegana lo vas a llevar crudo porque el extremeño te hará amar al cerdo: te colmará de jamón del bueno y embutidos de todas clases, desde lomo a morcilla patatera, pasando por morcilla de sangre. Tampoco faltarán en tu cocina la caza.

– Está orgulloso de su tierra pero no es independentista, así que no te caerá ningún discurso de este tipo.

– Irás al pueblo, mucho y te empaparás de cultura local a la vez que de dulces típicos: perrunillas, mantecados, rosetas, etc.

– Ojo que es cariñoso pero para dentro, queremos decir, demostraciones de amor, las justas.

– Un extremeño nunca te dirá te quiero un montón, sino te quiero una jartá.

Click aquí para cancelar la respuesta.