Vas a ligar en la playa, sí o sí

El amor de verano es un tema tan clásico como las propias vacaciones. No se sabe qué fue antes si el salir de vacaciones para descansar o buscar a la persona con la que quieres compartir esos días. Encontrar ese amor en la playa es fácil, si sigues estos buenos consejos:

Destaca
La mejor manera de no pasar desapercibido es intentar ganarte su atención mediante las sonrisas y las miradas. Si son correspondidas te puedes acercar y comenzar a hablar. Es importante que no caigas en las típicas bromas graciosas que solo harán que te conviertas en el pesado de turno.

Ten confianza en ti mismo
El físico no lo es todo. Esto tiene que ser un mantra a seguir en tu plan. Los amantes del gimnasio puede que tengan más puntos que tú, pero esto no tiene que ser trascendental. Una buena conversación acompañada de unas sonrisas puede hacerte ganar muchos puntos.

Descubre rincones ocultos
Si es de la zona, consúltale por los mejores sitios que tenga la playa. Ligar con una persona local es hacerlo por partida doble, conoces al amor de verano y de paso tienes guía turística. Todo un chollo. Cuando tengas entablada una conversación le puedes decir que te enseñe sus rincones preferidos de la zona.

“¿Puedes vigilar mis cosas mientras me baño?”
Si has tenido la suerte de que tu amor ha instalado su fuerte playero al lado del tuyo, o que tú de manera estratégica has extendido tu toalla al lado de la suya, pide que te la cuide mientras te estás dando ese ansiado baño. A la vuelta del agua, dale las gracias, devuélvele el favor, mantén una charla con ella y si da pie puede que hasta os vayáis a tomar unas cañas.

El truco de la crema
Dile a tus amigos que se marchen y pídele que, por favor, te ayude a echarte bronceador, luego tú puedes hacer lo mismo con la otra persona. El clásico dame cremita de las películas y de las series es una gran opción, clásico e infalible. Cuando estés en plena acción intenta no tocar de más ni hacer nada extraño, solo le estás echando crema, nada más.

La abuela no es tu aliada
Apártate de las playas en las que hay ambientes familiares, los niños y las abuelas no son unos buenos amigos en estos temas. Las masificaciones tampoco son buenas, lo mejor es un arenal discreto en el que no haya invitados desagradables ni mucha competencia, así será más fácil que lo consigas.

Partidos con tercer tiempo
Los grandes partidos que echas en la playa con tus amigos contra desconocidos pueden ser solo el comienzo. Apostaros algo como quedar luego para tomar unas tapas o simplemente, como en un partido de rugby, jugad el tercer tiempo.

Siempre quedará la playa
Si nada de esto te funciona siempre te quedará enamorarte de la playa y de sus vistas. Aunque nada de esto te haya funcionado siempre puedes seguir disfrutando de las vistas que te ofrece el horizonte y recuerda, estás de vacaciones.

Click aquí para cancelar la respuesta.