La última propuesta política: una hora libre en el trabajo... para practicar sexo

Entras a trabajar. 10.00, una pausita para tomar el café. 12.00, los 20 minutitos de media mañana para un pequeño tentempié. 14.00 horas, a salir a comer. 16.30, 60 minutos para ir a echar un polvo con la pareja… Esto, aunque parezca un argumento de peli porno en plan “Oye, Mike, voy a apagar un momento el ordenador, que tengo que ir a hacerle un cunnilingus a mi mujer”, es lo que ha propuesto un concejal sueco.

“Hay estudios que demuestran que el sexo es bueno para la salud”, soltó Per-Erik Muskos, concejal de 42 años de la ciudad de Overtonea, en el norte del país, antes de presentar una moción para que se apruebe una pausa de una hora (remunerada) para que los empleados puedan tener sexo a diario con sus parejas. El objetivo es, según Muskos, mejorar las relaciones personales de los suecos ya que opina que las parejas no pasan suficiente tiempo juntos en la sociedad actual. Dicho de otra forma: mucho powerpoint y reuniones con el jefe y poco salto del tigre.

Businessman And Businesswoman Making Love

Sobre su propuesta, Muskos opina que “no ve ninguna razón” por la que no pueda ser aprobada. Los escépticos con esta iniciativa argumentan que, a lo mejor, en lugar de emplear esa horita para folletear, lo que hacen los suecos y las suecas es ver un capítulo de ‘Amar es para siempre’, ir a comprar trapitos o, simplemente, dedicarse en cuerpo y alma al buscaminas. Muskos contesta que, efectivamente, no hay manera de comprobar si hay sexo o no en ese ratito pero insta a los jefes a confiar en sus empleados. Debe ser que Muskos no concibe que te den una hora libre y no la dediques a pasar un ratito placentero con tu pareja.

Si se aprobara esta medida, los suecos pasarían a trabajar aún menos horas. En 2015, con 1.685 horas de media, ya fueron los que menos curraron en Europa. Ahora, además,  introducen una nueva pausa que añadir a la del cafelito, el cigarrito o el bocadillito de media mañana. Esperemos que no malgasten esos preciosos 60 minutitos en ir a Ikea a comprar el nuevo modelo de mueble Mjölnir: Muskos nunca se lo perdonaría.

Click aquí para cancelar la respuesta.