Una academia sexual: un regalo original para esta Navidad

Vuelve a ser época de hacer regalos y generalmente en el que más hay que esforzarse es en el de la pareja. Lo que pasa es que entre cumpleaños y aniversarios, nuestra imaginación va perdiendo fuelle. Una buena idea puede ser la de lo no regalar nada material, sino obsequiarle con una nueva experiencia. No tiene por qué ser necesariamente una cena, un hotel o una actividad de aventura, también puede ser una nueva experiencia sexual. Incluso podemos hacernos el regalo a ambos y apuntarnos a unas clases en una academia sexual.

Ya, claro, pensamos que sobre sexo ya lo sabemos todo y que a un sexólogo solo se va para hacer terapia sexual en caso de que haya algún problema y dificultad, pero eso no es del todo cierto. Según la sexóloga Ana Lombardía,  coordinadora de Sex Academy en Madrid, “en sexualidad la terapia consiste básicamente en un reaprendizaje de la sexualidad, orientado a eliminar algunas ideas o hábitos erróneos que ocasionan dificultades a la hora de disfrutar del sexo. Igualmente, aunque no tengamos ningún problema como tal, un terapeuta sexual puede enseñarnos un montón de cosas para mejorar nuestra vida sexual y crecer como personas eróticas”.  Así, la idea es poder apuntarnos a alguna actividad,  sea una charla teórica o un taller práctico, en el que descubramos que, a lo mejor, no lo sabemos todo.

Happy young couple in santa hats holding a christmas present

Todo ello, según Lombardía, puede ayudarnos además  “a conocernos mejor, a mejorar nuestra autoestima, la comunicación, a descubrir nuevas herramientas para recibir y dar placer, a reavivar nuestro deseo sexual, a tener más control y manejo de nuestra sexualidad”. Aunque, por supuesto, el objetivo no solo es didáctico, sino también recreativo. Y es que la diferencia de una academia sexual, respecto a cualquier otra, es que la experiencia puede resultar además bastante excitante. “Hay distintos tipos de talleres: unos son más ‘explícitos’ que otros— señala la sexóloga—, pero en todos ellos se trata el sexo de una manera muy natural, sencilla y clara. Todo el mundo se siente muy a gusto, relajado y cómodo en los talleres, y a muchas personas les resulta muy excitante el mero hecho de asistir a una actividad en la que se va a tratar el sexo”, sobre todo si en alguno de ellos resulta que hay que hacer alguna dinámica corporal o algún ejercicio práctico.

Estos talleres muchas veces se realizan en los centros de los propios profesionales de la Sexología, aunque también es común que las tiendas eróticas, que ya no tienen nada que ver con los antiguos sex shops y que también tienen una labor formativa, ofrezcan en su agenda actividades de este tipo. Las temáticas pueden ser tan diversas como talleres para mejorar nuestras técnicas de sexo oral, conseguir practicar squirting o cosas más comunes como talleres de besos, o cómo mejorar nuestras técnicas de seducción. Pasando, por supuesto, por ideas para iniciarse en el BDSM, en el sexo anal o simplemente aprender a usar algunos juguetes eróticos.

Click aquí para cancelar la respuesta.