Un restaurante en Japón donde comer, acariciar y azotar culos

¡Has leído bien! Un restaurante para comer culos. La última perversión viene del país nipón, que suele ser el centro y creador de este tipo de noticias frikis sobre sexo.

En este restaurante no se sirve comida de verdad, en los menús no encontraras nada que llevarte a la boca salvo una selección de las chicas japonesas que ofrecen su culo para que lo saboreen, huelan y azoten por un módico precio.

¿Cómo funciona?

Los ajetreados hombres de negocios de Japón -¿Qué hay mejor para relajarse que comerle el culo a una desconocida?- seleccionan con el menú que antes hemos nombrado a la chica y pagan entre 100 a 250 euros.

No hay mesas, sillas, ni platos, si no que el restaurante consiste en una pared con agujeros donde las chicas colocan sus traseros, encima del hueco su foto –es importante ponerle cara al culo ¿no?-  y su información acompañado de un letrero que dice: ‘All you can eat’ es decir todo lo que puedas comer. La madre de las perversiones.

El “comensal” está autorizado a agarrar, amasar, acariciar, chupar, lamer e incluso a dar algún que otro azote al culo que haya seleccionado.

Para los que les preocupe la higiene, tranquilos que no habrá sorpresas, los culos están bien aseados y perfumados.

Click aquí para cancelar la respuesta.