Tu smartphone también puede ser un juguete sexual

Nadie sale de casa sin el smartphone. Se ha convertido en un dispositivo indispensable para trabajar y entretenerse, puedes hacer infinidad de cosas con él. Y acoplándole alguna funda o accesorio, muchas más. Así, se convierte en un abrebotellas, en un cepillo para peinarte, una sofisticada cámara de fotos o, cómo no, también en una herramienta para darte placer sexual.

Los iluminados que han diseñado esta funda para masturbarse con el iPhone han pensado: ¿por qué no aprovechar el modo vibración para crear un vibrador? Dicho y hecho, ¡pura física! El ingenio se llama Izivibe y consiste en una funda de silicona rosa fucsia de la que sobresale como una especie de mango de cepillo que hace las veces de consolador. No sabemos si se va a lanzar en varios tamaños, pero al menos se puede controlar la intensidad de las vibraciones (hasta siete niveles), aunque también funciona sin ellas, a modo de dildo.

Además, está vinculada a una app para que los usuarios puedan incluso activarla a distancia, una función perfecta para conectar a las parejas separadas por muchos kilómetros.

La funda todavía no se vende (prevén que sea para este verano) por lo que no tenemos referencias sobre su eficacia, pero hay que reconocer que da el pego si tu madre se lo encuentra en tu bolso o mesita de noche porque no parece lo que es, le puedes decir que es para hacerte selfies tranquilamente y ni se entera.

Man Viewed Through Window Of Caf‚ Using Mobile Phone

Para los chicos también hay un accesorio de placer, que ya se comercializa. Está ideado para iPad: LaunchPAD. Con ella literalmente puedes tener relaciones sexuales con tu tableta. Bueno, con ella y con un accesorio adicional: una vagina de silicona (conocida como Fleshlight) que se ajusta mediante unas correas con velcro. Con esta peculiar funda y este extraño artilugio (¿conocías estos juguetes sexuales para hombres?), puedes ver películas en tu tableta y comunicarte por video-chat con tu pareja (por Facetime o Skype) a la vez que te masturbas. Aunque no sé si con tanto movimiento vas a poder visualizar el vídeo porno y menos a cierta altura, por el peligro de que se interponga una barriga cervecera. Tengo mis dudas, pero si alguien lo prueba, que nos lo cuente.

La vagina Fleshlight se utiliza con lubricante, según indica el fabricante (especializado en este producto para mentes calenturientas), y existen diferentes modelos con distintas texturas en el interior y dos versiones más: una para felaciones que sustituye la vulva por una boca (es aún más freak que la anterior) y otra para sexo anal que no hace falta que diga qué orificio simula.

Pero eso no es todo. Estos juguetes para hombres utilizan como reclamo para vender y dar más morbo las vaginas, bocas o culos de conocidas actrices porno. Así, tienes Fleshlight con las partes más intimas de las conocidas Stoya, Anikka Albrite, Riley Reid, Lissa Ann y Jenna Haze, entre muchas otras. Son réplicas exactas para dar más realismo a la penetración. Fijo que hay alguno que las colecciona.

¿A que a partir de ahora vas a mirar de un modo diferente tu smartphone y tableta?

Click aquí para cancelar la respuesta.