"Sándwich de clítoris" y otros trucos sencillos para aumentar el placer

Se me ocurren pocas cosas más placenteras que un helado XL de chocolate, un masaje en los pies o un buen orgasmo. Un ORGASMO con mayúsculas. ¿Qué cómo se puede conseguir? Os doy algunos trucos que os pueden ayudar para pasarlo en grande (importante: insonorizar las paredes de la habitación antes de llevarlos a la práctica).

Para empezar vamos a hablar del ya conocido como “sándwich del clítoris”, que dicho así suena a producto gastronómico, pero tiene sentido. Consiste en colocar el dedo corazón y el índice a ambos lados del clítoris presionando suavemente y moviéndolo, mientras con la otra mano puedes dar pequeños golpecitos al clítoris para mayor placer. Lo bueno de esta técnica se puede practicar sola o acompañada. Es una estrategia que se usa mucho para aumentar el orgasmo o conseguir que dure varios seguidos llegando casi al medio minuto.

La “postura del gato” es otra de las opciones para intensificar el orgasmo. Se trata de una posición parecida a la del tradicional “misionero”, pero con modificaciones y algo más de empeño. Básicamente, la mujer que esté abajo tiene que elevar sus caderas para obtener una penetración más intensa y profunda, mientras sostiene las piernas en la espalda de su pareja. Para que sea una postura redonda, lo ideal es ayudarse con las manos mientras te acaricias el clítoris. Esta última variación es complicada, pero no imposible, todo es ponerse manos a la obra para alcanzar el mayor placer posible. De no poder ayudarse con la mano, se pueden introducir anillos o vibradores. Imaginación al poder.

hand of women pulling white sheets in ecstasy, orgasm.

Por esta y otras cuestiones el ejercicio es tan importante. Ya no sólo para la mayor resistencia en el encuentro sexual, sino para ejercitar ciertos músculos que potencian el placer. En concreto, ejercitar la zona del abdomen es fundamental, ya que cuando alcanzamos el clímax nuestras piernas y vientre se tensan debido a la presión que los músculos internos realizan sobre el clítoris. Por tanto, a mayor tensión, mayor disfrute. En el momento de la penetración, ya sea a través del pene o de objetos, trata de contraer tu pelvis todo lo que puedas, ya que no sólo reforzará tu suelo pélvico, sino que lograrás mucho más gozo. La gimnasia abdominal hipopresiva, ejercicios de tonificación abdominal y del suelo pélvico, son recomendables para mejorar el rendimiento de las relaciones sexuales.

El suelo pélvico tiene una serie de músculos, que se encuentran alrededor del clítoris y la vagina, y al contraerlos, realizamos un masaje sobre el clítoris con lo cual mejoramos la erección de este. ¿Cómo localizar estos músculos? Podemos introducir el dedo medio en la vagina y contraerlos tratando de apretar el dedo con la vagina o bien mirarse con un espejo los genitales y ver la apertura y cierre de la vagina.

Además del ejercicio, la conciencia plena de una misma aumenta el disfrute de todos los placeres de la vida, y por tanto, del orgasmo. Sentir cada parte de nuestro cuerpo y ser consciente en el momento presente te mantendrá relajada y conectada con todos los estímulos ajenos y propios. Para lograr orgasmos de calidad y duraderos es fundamental olvidarse del mundo exterior, de las tareas pendientes, las facturas por pagar, las lavadoras por tender… Disfruta del aquí y del ahora, y apaga el cerebro por un rato, que además es gratis.

Otra variable que ayuda a intensificar el orgasmo, pero no está en nuestras manos, es la edad. De sentido común es que cuanto más hayas explorado tu vulva, mejor la conocerás. Así que, mujeres adultas que estéis leyendo este texto, sentiros afortunadas, porque las mujeres multiorgásmicas suelen pasar los 40 años de edad. ¿Quién dijo que la edad fuera un problema?

Click aquí para cancelar la respuesta.