Tríos y sexo con desconocidos: las fantasías más comunes entre las mujeres

En esto de las fantasías ocurre como con los colores, a cada uno, le gusta una cosa. Afortunadamente… Hay personas a quienes les gusta compartir sus fantasías, y otras que las guardan en el baúl de los tesoros y quizás solo las manifiesten a sus parejas, o ni siquiera eso. Hay otras a quienes les gusta que sigan siendo fantasías y otros son partidarios de llevarlas a cabo.

Sea como fuere, el universo de las fantasías sexuales es ilimitado y para conocerlas algo más, la directora de cine porno Erika Lust ha puesto en marcha Xconfessions, donde el público, de forma anónima, las confiesa. Pero la plataforma no se queda solo en eso: el resto de participantes puede leer las confesiones de los demás y además, una vez al mes la directora elige una de las historias y la convierte en película X. Le preguntamos a Lust cuáles son las fantasías sexuales más recurrentes entre ellas y ellos, y esto es lo que nos cuenta:

Las de ellas:

– En la cama, tres no son multitud: es una de las más populares, la fantasía de la “tercera persona” en la que la pareja invita a alguien más para compartir el placer.

Tener sexo con desconocidos: “Es bastante común, creo que tiene que ver con esta sensación de aventura, de arriesgarse, de dejarse llevar…”, comenta la directora.

Fantasías sobre infidelidades: en este caso entra en juego lo prohibido, de ahí fantasear con ser infiel a la pareja, tener sexo con compañeros de trabajo o en locales donde lo natural sería hacer cualquier cosa menos tener relaciones sexuales.

Compartir la pareja con otros: a la plataforma de Lust llegan muchas fantasías de este tipo. “Como en mi corto Try my bofriend, en el que una chica se sorprende tanto con el cunnilingus de su novio que invita a sus amigas a probar”, comenta.

Las de ellos:

Sexy woman in lace eye cover with whip

Ser dominado por una mujer: que sea ella la que tenga el control y la iniciativa.

Los tríos: al igual que en el caso de las chicas, a los hombres también les pone eso de invitar a alguien a la cama, en este caso, una amiga de su pareja, por ejemplo. “O ver a su mujer disfrutando del sexo con otros hombres para ser él el último en follarla y por supuesto, hacerlo mejor que los otros”, comenta.

Viva el voyeurismo: otra fantasía que se repite es la de ser observados mientras se masturban y aún más si la persona que mira está disfrutando con ello.

Sexo anal: darlo o recibirlo, ver a su pareja con otra mujer, tener relaciones en lugares extraños y exóticos, los juegos de rol son otras historias recurrentes. “Los hombres son más abiertos en cuanto a sus fantasías, las tienen más enfocadas hacia posiciones y fetiches que las mujeres pero es sorprendente que en la mayoría de esas fantasías se ponga mucha atención a que la mujer disfrute. En las historias que me llegan de ellos, la mención del placer de la fémina está presente casi siempre”, dice Lust.

Entre las fantasías más curiosas que ha recibido, están la de una persona que se excitaba con el olor de pintura acrílica; la de la mujer que fantaseaba con practicar sexo oral con diez hombres y luego adivinar cuál era el pene de su marido; la del chico que quería imprimir su pene en 3D y convertirlo en vibrador para su chica; la de una pareja haciendo un role play en un mundo apocalíptico en el que ellos son los únicos supervivientes y la de una chica que hace el amor con un tritón.

Click aquí para cancelar la respuesta.