Metro, bus, conciertos... ¡cuidado: es terreno de frotistas!