Todo va fenomenal con él, salvo el sexo, ¿qué hacer?

Estáis fenomenal: os compenetráis prácticamente en todo. Se lleva fenomenal con tu familia, con tus amigos, hay una gran atracción intelectual, no dejáis de hacer planes juntos, hay confianza, cariño, amor.. sólo hay un pero. Todo va fenomenal con él, salvo el sexo. Cuando llega el momento de hacer el amor suele buscar una excusa, o intenta que, lo que aparentemente para él/ella es un trámite, se termine lo antes posible o simplemente, te dice que no le apetece. El problema es que ese “no me apetece” es muy habitual y lo habéis hablado en alguna ocasión, porque tú te quedas con las ganas: no es que no le gustes o no te quiera es que… no le apetece. Por diversas razones: está cansado, pasa por una mala época, tiene poco deseo últimamente… El sexo es un aspecto muy importante en una pareja, cuando falla o cuando uno de los dos miembros tiene más apetito sexual que el otro, ¿se puede hacer algo? ¿Hay solución?

Lo primero que hay que hacer es hablarlo con el otro, porque los problemas hay que afrontárlos, no guardárselos para uno. “Muchas personas llegan a mi consulta sin su pareja, para contarme en secreto lo que sucede. No saben cómo gestionarlo. En la mayoría de casos han renunciado al ámbito sexual, porque el otro no quiere o porque es desastroso. Si bien, hay una parte que suele tener más deseo. Si las partes implicadas en la pareja quieren trabajar el deseo haciendo que uno aumente y otro disminuya un poco dentro de sus niveles, o que su funcionamiento erótico sea más placentero, se puede trabajar en asesoramiento sexológico. No obstante, cuando uno se niega, por mucho que fuerce el otro no se puede. En estos casos no hay solución posible: resignarse o dejar la pareja”, comenta la sexóloga Raquel Graña.

La experta nos aporta una serie de consejos para esta situación que ha acabado quitándote el sueño, mejore. Por ejemplo:

Frustrated couple arguing and having marriage problems

– “Comunicación, hablar de lo que está sucediendo. No hacerlo como un ataque, ponerse en el lugar del otro y nunca llevar a cabo la conversación desde la queja”. Porque si partes desde esta posición, la conversación no acabará bien.

– “Probar juegos nuevos, cambiar las prácticas, experimentar nuevos lugares”.

– “Comenzar con productos eróticos que muchas veces no se tienen en cuenta. Por ejemplo, los lubricantes naturales sin sabores ni efectos, ya que pueden irritar los genitales”. El introducir elementos nuevos en el juego sexual puede servir para avivar el deseo.

Pero lo repetimos, si esto está pasando en tu relación, lo primero y más importante es que lo habléis: el sexo, cuando va bien, no tiene importancia. Pero cuando va mal, adquiere mucha. Y si no sois capaces de solucionarlo entre los dos, lo mejor es acudir a un profesional que os ayude y os dé herramientas.

Click aquí para cancelar la respuesta.