Todo lo que tienes que saber sobre la PrEP, la medicación para evitar el contagio del VIH

Algunas voces discriminatorias dirán que es un simple pretexto para follar sin condón. Pero no, la profilaxis pre exposición, el medicamento que previene el contagio del VIH, es mucho más importante. Es una cuestión de salud sexual, y también es un arma para eliminar la ansiedad y la paranoia en las prácticas sexuales. Y para reducir la discriminación por serofobia. Por todo ello, este tratamiento conocido por sus siglas como PrEP (una palabra cada vez más integrada en nuestro vocabulario) se ha convertido en una necesidad en un contexto en el que el número de nuevas infecciones por VIH no disminuye. Y, pese a que la Agencia Europea del Medicamento apoyó el tratamiento en 2016 y numerosos países europeos, como Francia, Portugal, Holanda, Bélgica o Reino Unido, lo suministran, en España todavía no es legal.

¿Qué es la PrEP?
Frente a la célebre Profilaxis Post exposición (PEP), que consiste en la toma de la terapia antirretroviral durante los 28 días posteriores a la conducta de riesgo, la PrEP pretende actuar en sentido contrario, con anterioridad al sexo sin protección. Y, sin embargo, ambas se fundan en un mismo principio: en el suministro de un medicamento que bloquea la enzima del VIH encargada de crear copias de sí mismo. Se llama Truvada, y se trata de una pastilla que combina dos medicamentos utilizados en la terapia antirretroviral: Viread y Emtriva. Fue aprobada para su uso en la lucha contra el VIH en 2004 y autorizada para el PrEP en 2012. Y, del mismo modo que una persona seropositiva sometida al tratamiento antirretroviral no puede contagiar en ningún caso el virus, el que está con la PrEP está inmunizado prácticamente al 100 %.

¿Cuál es la efectividad de la PrEP?
La llaman “la píldora del día antes”, porque a veces se toma con un día de anterioridad a la conducta de riesgo, el día de la práctica y el día después. Sin embargo, para garantizar la total protección, los expertos defienden la toma diaria de la píldora. El célebre estudio iPrEX, publicado en 2012, fue el que demostró la efectividad del tratamiento PrEP en el sexo anal y creó un ratio de efectividad de acuerdo a la dosis semanal: un 99 % para la toma diaria, un 96 % para cuatro tomas por semana y un 76 % para dos tomas. Y aunque a corto plazo puede generar ciertos efectos secundarios, como náuseas o malestar de estómago, con el tiempo el cuerpo asimila la medicación (como ocurre con el propio tratamiento antirretroviral) y desaparece cualquier efecto adverso.

pills in the hand of a young man

¿Por qué en España no se suministra?
Podrán ponerse más piedras en el camino, pero todas las políticas en la lucha contra el VIH van encaminadas hacia la inclusión de la PrEP en el sistema sanitario. Sin embargo, sorprende que en España todavía no sea legal su uso como terapia, y más cuando en el entorno europeo numerosos países ya han aprobado su suministro a través de hospitales públicos, desde que la Agencia Europea del Medicamento apoyase la terapia en 2016. En EEUU, las autoridades sanitarias ya dieron la luz verde en 2012, mientras que otros países como Israel, Australia o Perú también la suministran. ¿Por qué no está presente en España?

El precio del medicamento es, siempre, la primera barrera. Se calcula que el coste de la terapia PrEP se ubica entre los 500 y los 800 euros por mes y paciente. Sin embargo, aunque psicológicamente parezca una cuantía elevada, a la larga implica un ahorro para el sistema sanitario, ya que el contagio efectivo implica una terapia antirretroviral más cara y gastos procedentes de las infecciones derivadas del VIH. De todos modos, la lucha actual también se encamina hacia la consecución de un medicamento genérico que reduzca el impacto de la factura sanitaria en el Estado, pues su precio rondaría los 30 € al mes.

Por otro lado, en España este proceso depende de la aprobación por parte de agencias autonómicas, aunque “la posición del Ministerio sirve sólo como marcador del programa estratégico y son las Consejerías de Sanidad de las distintas Comunidades Autónomas las que tienen la capacidad de tomar decisiones firmes para la implantación de la PrEP”, señalan en la web de Quieroprepya. Todo ello hace que el proceso se eternice.

También hay que sumar algunas voces que señalan la PrEP como un pretexto fácil para “follar sin condón”, argumentando que no debería gastarse el dinero público en ello. Estos detractores olvidan que, haya o no PrEP, las prácticas de bareback ya están extendidas en el mundo gay, por lo que hay que pensar las maneras de actuar frente a ello. Y que también entra en juego la ansiedad que genera la práctica sexual en muchos hombres. Se trata, en definitiva, de un tema de salud sexual y de permitir que el disfrute domine sobre el miedo. Además, no es un sustituto del condón sino un complemento, porque no protege frente a otras ETS.

Todo lo ilegal crea, como siempre, su mercado negro paralelo. Y en contextos como Grindr o Scruff se revenden pastillas de Truvada, normalmente por unidad y a un precio de unos 20 €. De hecho, las propias aplicaciones para ligar se adelantan al Estado español al incluir la opción de señalar “en tratamiento PrEP” en los perfiles. Probablemente estas píldoras procedan de la visita a otros países donde sí sea legal o de la sustracción de algunas dosis de tratamientos antirretrovirales aprobados. Este autoconsumo implica un riesgo ante el desconocimiento de las tomas y, sobre todo, ante la posibilidad de recibir un placebo en lugar de una píldora original. Frente a posibles timos, es preciso luchar, como ya lo hacen asociaciones como GESIDA, Apoyo Positivo o Barcelona Checkpoint, para que la PrEP llegue a España lo antes posible.

Click aquí para cancelar la respuesta.