Todo lo que quisiste saber sobre las felaciones (y que ellos no se atreven a contar)

¿Piensas que a tu chico le gusta todo lo que le haces ahí abajo? ¿O que de verdad ‘no le importa’ si no se lo practicas esta noche? Ay, alma cándida. Si quieres seguir viviendo en la inopia, no sigas leyendo. Pero si por el contrario te mueres de ganas de saber toda la verdad sobre las felaciones que ellos no se atreven a contar, prepárate para colarte en su secta de obsesionados con sexo oral y leer las páginas de su diario secreto.

1. Muchos (pero muchos, muchos) lo prefieren al sexo. Es un hecho. Y es que a quién no le resulta agradable tumbarse en la cama y rendirse al placer sin tener que hacer absolutamente nada. La felación es el spa de los actos sexuales. Pero tranquila, que no te dirá nunca que prefiere que tú te encargues de hacer todo el trabajo.

2. Podría haber llegado hace tiempo, pero está aguantando para que tú ‘le ayudes’ a terminar como a él más le gusta. Sí, es un poco egoísta por su parte, lo sentimos. Pero al menos se ha esforzado por hacer que tú disfrutes primero.

3. De una manera o de otra, en algún momento de vuestra relación, querrá hacer realidad la fantasía de que le hagas una felación mientras ve la televisión o mientras conduce. Sí, como en aquella peli. Y sí, es una estupidez, lo sabemos, pero…

tongue

4. Le has hecho daño con los dientes en más de una ocasión, pero no te enterarás. A ver, que si le has pegado un buen mordisco en el pene te vas a dar cuenta sí o sí, pero si ha sido sólo un pequeño desliz provocado por un agotamiento mandibular, ni te darás cuenta de la pequeña mueca de incomodidad que se le dibuja en el rostro, pues de ninguna manera considerará la posibilidad de hacer que pares un segundo. No hay dolor.

5. Probablemente le puedes pedir hacer casi cualquier cosa durante un trabajo de golpe y estaría de acuerdo con ella. Si necesita un favor importante o hay un argumento sin resolver que quieres ganar, llevarlo hasta mid-golpe. Probablemente va a decir casi cualquier cosa, porque sólo hay espacio suficiente en su cerebro para concentrarse en la tarea en cuestión. ¿Desea pintar la berenjena dormitorio? ¿Ver un episodio de su programa favorito sin él? Ahora es el momento de preguntar. Con un gran poder viene una gran responsabilidad.

6. Si te sujeta el pelo es porque no puede ver lo que está pasando. Igual creías que era por tu comodidad, para que no te mancharas el cabello o por si este te incomodara… pero no. No hay caballerosidad en una felación. O a lo mejor sí, pero en el fondo, tu chico te aparta la melena porque se interpone en su ángulo de visión. Una visión muy, muy agradable.

7. Una parte de él sigue teniendo la esperanza que vas a jugar con sus genitales. Sin presión, si esta parte de su anatomía no te parece la más agradable, nadie te culpa. La gran mayoría de las mujeres no sabemos qué hacer con ella, de hecho. Pero si esa noche te vienes arriba y quieres sorprenderle, te aseguramos que no se opondrá a un masajeo suave durante la felación.

8. A ver, las cosas claras. En realidad no existe una mala felación. Es muy difícil liarla parda en algo con lo que ellos disfrutan tanto. A menos que él necesite atención médica después del acto, puedes estar tranquila porque seguramente le haya parecido brutal.

Click aquí para cancelar la respuesta.