Tipos de culos: ¿cuál tienes tú?

El culo es una excelente tarjeta de presentación y no, no estamos hablando de en según qué ambiente gay, aunque también. Afirmamos desde aquí que tanto hombres como mujeres, aparte de fijarnos en pechos (ellos) o en ojos y manos (ellas), también nos fijamos en la retaguardia. Más de lo que reconocemos públicamente. Y eso que no es una parte de la anatomía que sea fácil de mantener y tampoco son muchos/as los que han sido agraciados con un buen pandero.

No, reconozcámoslo: son pocos/as los que pueden presumir de culo, bien sea en verano en la playa o con unos leggins o unos pantalones que marquen en invierno. Por eso hoy vamos a intentar hacer una clasificación, si no científica al menos, lo más representativa posible, de los tipos de culo, tanto masculinos como femeninos, que puedes encontrarte en tu vida. Y para ello nada mejor que lanzar esta pregunta a tu grupo de amigos: ¿qué tipos de culos conocéis?

Take Off Your Clothes And Enjoy Holidays.

Culo carpeta: al parecer, es uno de los más comunes y como su nombre indica, no resulta nada excitante. Se caracteriza por ser plano (o sea, lo que viene llamándose un sin culo) y en su superficie no cabe ni una foto de Justin Bieber.

Back of handsome young man in underwear isolated on white

Culo gay: se caracteriza por no tener un átomo de grasa, estar súper apretado y firme, alto… Su propietario lo luce con orgullo porque sus implantes o sus horas de gimnasio, lo que sea, le ha costado.

Bubba goes fishing

Culo mesa camilla: aunque suele ser más común entre mujeres de cierta edad que han tenido varios retoños, también se da entre el público masculino. Lo reconocerás por ser de grandes dimensiones (plano o abombado, da igual) y puede ir acompañando el resto de la anatomía o ser la parte más predominante del cuerpo, reafirmando aquello de “la enfermedad del tordo, cara delgada y culo gordo”.

Culo macaron: ¿quién no conoce esos dulces franceses tan exquisitos? En este caso nos encontramos ante un pompis apetecible, pequeño pero jugoso y apretado. Una perita.

Culo burrata: pensemos en este manjar italiano, visualizadlo. ¿Cómo es? Blanquecino, un poco flácido. Pues así es este pompis: voluminoso, redondo y con signos de flacidez.

Sexy fitness woman ass on white isolated background

Culo KK, Kim Kardashian: ¿qué decir de ese culo? no hay nada que decir, sobran las palabras. Es el culo idóneo, el perfecto para hacer twerking, estamos ahora sí ante la perfecta tarjeta de visita. No se puede añadir nada más ante un trasero así.

Culo peonza: destaca debajo de una cintura estrecha, son unas posaderas que tienen tendencia a convertirse en una despensa de embutidos. No mola.

Culo Cheewaka o tapizado: sí, ése que parece una manta, con pelos por doquier, que llevas la mano a su superficie y te da la sensación de estar acariciando una alfombra pero en peor. Junto con el culo carpeta, es de los más odiados.

Culo vaca casina: para los que no sepan, este tipo de vaca habita en las montañas de Asturias. Este pompis es un culo pequeño, ágil en las cuestas, firme.. Su dueño/a se alimenta de buenos vegetales y es terso como un bebé.

Before and after.

Culo gotelé o con efecto moiré: aunque se da más entre féminas, también lo hay en el género masculino. Es el culo piel de naranja, con hoyuelos de celulitis. Mejor no lucirlo…

Y tú, ¿qué tipo de pompis tienes?

Click aquí para cancelar la respuesta.