Tengo llagas, ¿puedo practicar sexo oral?

Cuando pensamos en tomar precauciones en cuanto al sexo, por norma general, siempre pensamos en cuidar el contacto entre nuestros genitales. Una de esas manías coitocentristas que tenemos, en las que automáticamente traducimos sexo por penetración vaginal. Sin embargo, bien sabemos que una relación sexual no es solo el encuentro entre la vulva y el pene, sino entre casi cualquiera de las partes de nuestro cuerpo.

Esta idea, además de proporcionarnos una nueva visión del placer, también debería ponernos en alerta sobre las partes de nuestro cuerpo que, en ocasiones, tendremos que proteger para evitar transmisiones indeseadas. Por ejemplo, ¿qué pasa si tengo una llaga en la boca? ¿Debería o no practicar sexo oral?

Diferencia entre afta y úlcera

Para empezar, hay que entender a qué nos referimos cuando hablamos de una “llaga”. Para ello consultamos al odontólogo de la Clínica GO, Javier López Ruiz, experto en úlceras y aftas bucales. De esta manera lo primero que aclara el experto es que “las aftas son tipos de úlceras primarias que se forman en la mucosa oral, sin pus, que pueden aparecer en labios, lengua paladar, garganta, úvula y encías. Son lesiones benignas, pero pueden ser muy dolorosas y recidivantes, ya que pueden dificultar actividades diarias como hablar, comer o besar”.

Herpes virus on female lips

Por otra parte, “el término úlcera hace referencia a una lesión que asienta sobre mucosa sana, pero en la que se ha producido destrucción del tejido epitelial y conjuntivo, y que además puede ser la causa final de otro tipo de enfermedades de mayor gravedad”. Así que habrá que tener cuidado.
En cuanto a las posibles causas, pueden ser tan variadas como traumatismos accidentales, debido a la presencia de bordes cortantes de los dientes, una quemadura por comida caliente, déficit de alguna vitamina, estrés o una bajada de defensas.

¿Son contagiosas?

Esa es la pregunta del millón, si el hecho de tener una úlcera o un afta debe ser motivo para dejar ciertas prácticas para un mejor momento. Así, el dentista explica que “las úlceras pueden ser contagiosas por contacto oral a través de la saliva, pero es por vía genital el área más frecuente de transmisión de microorganismos e infecciones”.

Si estamos pensando en sexo oral, debemos saber que “la probabilidad de contagio de úlceras disminuye notablemente en relación a la vía genital, sin embargo, continúa existiendo riesgo, especialmente si existen heridas, cortes o úlceras en las diferentes áreas de la boca como pueden ser labios, encías, mucosa oral, lengua, garganta y paladar, así como en el revestimiento de la uretra del pene o de la vagina”.

En cuanto a los besos más tradicionales (no olvidemos que también hablamos de contagio en un beso negro, por ejemplo), ocurre algo parecido. “Si hay heridas, cortes o aftas, existe mayor riesgo de contagio, como ocurre con el virus del herpes simple si está presente en su fase inicial”, insiste el doctor López Ruiz, que aconseja por tanto, esperar a un mejor momento.

Por último, el experto advierte de que “las relaciones sexuales orales que incluyen contacto directo entre mucosas oral-genital sí que tienen alto riesgo de contagio, especialmente enfermedades como el SIDA, sífilis, hongos, virus del papiloma humano, diferentes tipos de herpes, infección por Hepatitis A o B y otras enfermedades de transmisión sexual”, por lo que habrá que tener especial atención en estos casos.

El dentista de la Clínica Go recuerda también que “las úlceras a menudo desaparecen entre los 10 y los 14 días, aunque en ocasiones pueden durar hasta 6 semanas”. Para acelerar su curación existen algunas ayudas, como estar más atentos a nuestra higiene bucal, o a niveles más avanzados el láser de diodo “que a dosis controladas y sin anestesia ha supuesto un avance en la curación y rápida cicatrización de estas lesiones”.

Click aquí para cancelar la respuesta.