¿Tener pareja engorda?

Hay dichos populares que parecen tener su parte de razón, o al menos, así lo sentimos la mayoría. Uno de ellos es que tener pareja engorda. Una idea con quién muchas y muchos parecen sentirse identificados.

Recientemente, la sexóloga Cristina Callao compartía en redes una imagen   a este respecto,  que recibía muchas respuestas, sobre todo refiriéndose al inicio de la convivencia. Pero, ¿qué hay realmente de cierto en esta afirmación?

Tal y como nos cuenta Callao, parece que sí que existe una evidencia científica. “Los estudios certifican que tener pareja, generalmente, nos hace incrementar unos kilos a lo largo de la relación”. Para dar más credibilidad a estas palabras recuerda que según un estudio la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), el 73% de las personas encuestadas afirmaron que mantener un peso saludable es algo muy importante cuando se está buscando pareja. No obstante, esta preocupación disminuye alrededor del 68% cuando ya se está en una relación con alguien. “Así que no es algo subjetivo, el amor nos engorda”.

Basándose en la experiencia de las personas que comentaron su publicación,  parece curioso que casi todas las personas que tenían pareja decían haber aumentado unos kilos, “pero no sólo un miembro de la pareja, sino a los dos”.

Scales with sign "OMG!" surrounded by unhealthy food and alchohol.

Analizando el por qué, más allá del hecho de que cumplir años y el paso del tiempo también pasa factura a nuestro cuerpo, parece que la clave puede estar en que cambian nuestras dinámicas de ocio. “De hecho, en conjunto, se comentó que las prioridades de ocio y tiempo libre habían cambiado, es decir, en gran parte de los planes, la comida estaba presente. Como por ejemplo: salir a cenar o comer juntos, ir a tomar unos vinitos y de tapeo, ir al cine y pedir palomitas para compartir, etc.”

Otra idea que menciona Callao es que iniciar una relación nos hace sentirnos más felices, y cabe que recordar que en España “es muy común asociar la comida a la felicidad”. Igualmente destaca que “cuando uno tiene pareja tiene tendencia a sentirse seguro y feliz, y es justamente ese motivo el que hace que nos relajemos en cuanto a cuestiones de alimentación. Así que seguir una dieta saludable, deja de ser una prioridad, porque lo que importa es pasar tiempo de calidad con la otra persona, sin importar demasiado las calorías ingeridas”.

Si bien está bien no obsesionarse y quererse a una mismo, y también al otro, aunque sea con unos kilos de más, tampoco consiste en dejar nuestra salud y nuestros hábitos saludables a un lado, sobre todo cuando hemos pasado la fase del enamoramiento, y hacemos de ciertas rutinas nuestra forma de vida.
Por ello, Callao propone “aprovechar este estado para realizar actividades que no necesariamente incluyan comida en nuestros planes como, por ejemplo, salir a caminar juntos, hacer una escapada a un lugar nuevo”. De hecho si esa pareja tiene un recorrido a largo plazo, cabe mencionar que expertos en actividad física del ‘Método DiaproKal‘ , aseguraron que hacer deporte juntos ayuda a pelearse menos y a tener, por tanto, una mejor vida sexual.

Por último, como recuerda la sexóloga, la otra opción es optar por la “dieta del cucurucho” , puesto que “practicar sexo también es una actividad que aparte de unir a la pareja, quema calorías”.

Click aquí para cancelar la respuesta.