Teledildonics o cómo tener sexo a distancia con tu pareja

Tú a Londres y yo a California te sonará por ser el título de una película en la que separan a dos gemelas, pero también podría describir la situación de algunas parejas que viven separadas por miles de kilómetros de distancia. Ponle Madrid y Barcelona, Alpedrete y Phoenix o Fuenlabrada y Mijas. Por ejemplo.
Eso sí, lo bueno de llevar una relación a distancia es que si perdura, es amor verdadero y al final haréis todo lo posible por vivir juntos. Pero mientras llega ese momento mágico en vuestras vidas, ¿a qué recurrís para tener momentos íntimos en la lejanía? La videoconferencia por Skype en plan sexcam siempre ayuda al calentamiento, el teléfono también es un buen aliado para la excitación, pero ya lo rematas si después de todo eso os los hacéis a la par con un teledildonic.

Interactividad en dos direcciones

¿Qué de qué hablamos? La dinámica con estos gadgets es parecida a la de los juguetes sexuales que se controlan por control remoto, por ejemplo, la ropa interior con esta función y otros ingenios similares. En el caso de los teledildonics conectados, ambos dispositivos pueden sincronizarse para que reaccionen a vuestros movimientos o, mejor dicho, deseos carnales.
Esta interactividad en dos direcciones os va a aportar un extra de morbo en vuestra relación, ya que “podrás sentir respuestas en tiempo real a todas tus acciones cuando estéis divirtiéndoos”, como explican en una web donde comercializan gadgets con esta capacidad de interactuar.

teledildos

La dinámica es muy sencilla: cada miembro (nunca mejor dicho) de la pareja dispone de su propio teledildonic o juguete sexual geek. El de ella es un vibrador con control remoto y el de él un masturbador que hace las veces de una vagina artificial.

Ambos aparatitos se pueden comprar en un pack especial para parejas distanciadas (y también por separado, claro). Los dos están cargados de sensores y eso hace que reconozcan el vaivén de uno y de otro: cuando se mueve el otro lo percibe y viceversa. “Siente el toque de tu pareja de una manera completamente nueva”, reza la web. Para vincular los dos masturbadores primero debéis descargaros un software en el PC o una app en el smartphone y desde esa herramienta se configura para la penetración a distancia.

Para ella un vibrador conejito

El dispositivo para ella es un vibrador tipo conejito, de esos que incorporan un brazo para excitar el clítoris mientras la otra parte se introduce en la vagina. La cabeza de este apéndice extra vibra con varias intensidades y gira en tres velocidades para estimular el punto G. Aparte de poder sincronizarlo con el de tu chico, también él lo puede controlar a distancia con el smartphone o simplemente puedes utilizarlo tu sola como cualquier otro juguete sexual de forma manual.

Para él una vagina artificial

El sex toy de hombre se parece mucho al Fleshligt, pero no es igual. Este tiene una forma cilíndrica para introducir el pene como si fuera el órgano sexual de una mujer, por dentro es de silicona muy suave. Como el de chica, se puede controlar de tres maneras: uno mismo, ella por control remoto o sincronizado con el teledildonic de conejito. El funcionamiento lo explican muy bien en este vídeo.
Esta nueva generación de juguetes sexuales que brindan sensaciones táctiles recíprocas o de masturbación remota y mutua se puede configurar para enviar alertas cuando tu chico/a se masturbe a solas e incluso guardar los movimientos de ese polvo interactivo y bidireccional que tanto te ha gustado, para reproducirlo cuando quieras.

No es como hacer el amor de cuerpo presente, pero al menos os une en la distancia.

Click aquí para cancelar la respuesta.