¿Te suena la práctica sexual del teabagging?

Aunque los testículos son los grandes olvidados del aparato sexual masculino, es una zona muy sensible y puede ser una fuente de placer simplemente con acariciarla o masajearla. Pero si además de esto le das unas lengüetadas, tu chico se va a poner a mil. Es el primer paso para practicar lo que se conoce como teabagging, “una práctica sexual que consiste en introducir los testículos de la pareja en la boca. La palabra viene del inglés “remojar el té” y se utiliza esa porque la acción es similar a la de introducir una bolsita de té en agua caliente, solo que sin té y sin agua”, explica la sex coach María Esclapez.

El uso de la lengua para estimular los testículos tal vez te suene de la serie ‘Sexo en Nueva York’, ya que las protagonistas hablan sobre esta práctica en uno de los capítulos. Los testículos son una zona erógena más, perfecta para estimular en los juegos previos a la penetración y como una experiencia más del sexo oral.

Una postura cómoda para quien va a practicar el teabaggin es tumbado con la cabeza sobre una almohada y el que la recibe de rodillas, con los testículos colgando sobre la cara del otro. Otra alternativa, aunque no tan operativa como la anterior, es el chico tumbado y el que le “come” todo, bien a cuatro patas para succionar desde arriba, bien también tumbado boca abajo y con su cara entre las piernas.

Muscular new year man

La sexóloga Esclapez nos da algunos consejos más para poner en práctica esta técnica:

1. “Pregúntale a tu pareja si le gusta o le apetece probarlo. Hay hombres que no sienten placer con esta práctica y prefieren otras”.
2. “Realizar la práctica como parte del sexo oral en general, combinándola con otras técnicas”. Por ejemplo, estimular el perineo también con los labios y la lengua. También es una parte de los genitales con muchas terminaciones nerviosas que le causarán un inmenso placer.

3. “Cuidado con los dientes”. Si muerdes, hazlo con muchísima delicadeza. Y recuerda que el escroto, la bolsa que cubre los testículos, tiene pelos y esto puede no ser muy agradable para quien está lamiendo.

4. “Cuando saques los testículos de tu boca succiona un poquito hacia dentro antes de soltarlos”.

5. “Puedes utilizar las manos para estimular la zona genital e incluso lubricantes de sabores para intercambiar caricias con estimulación oral (eso sí, no uses lubricantes de efecto frío/calor/cosquilleo si vas a intercalar boca-mano porque esos saben fatal)”. Se trata de un juego más, tan placentero como una felación. Para provocar diferentes sensaciones combina los movimientos circulares de la lengua, con los mordisquitos y roce de los dientes y la fluidez de la saliva. En definitiva, juega y diviértete. Seguro que, además, sorprendes a tu pareja.

Click aquí para cancelar la respuesta.