Te ha sido infiel, ¿y ahora qué?

Te has enterado de que tu pareja te ha sido infiel. Bien sea porque él te lo haya confesado o porque le has pillado en un renuncio y no ha tenido otra que confesar. Una infidelidad es un punto de inflexión en la pareja, en muchas ocasiones, supone el fin de ésta. Pero también hay gente que la supera y lo deja atrás y esto depende de muchos factores: tiempo que lleven juntos, el carácter de cada uno de los miembros, si se trataba de solo sexo o había sentimientos de por medio con esa otra persona, etc.

Superar una infidelidad no es pecatta minuta, aunque se puede siempre y cuando los dos miembros pongan de su parte.

Hablamos con la sexóloga Raquel Graña para que nos hable de cuál es el proceso a seguir, aunque cada persona y pareja es un mundo, tras una infidelidad.
“La infidelidad va a doler tanto si es descubierta como si es confesada. Al principio dolerá más si es del segundo tipo, la confesada. Porque la persona seguramente no se lo espera y tiene que hacer frente a la situación que le ponen delante sin las herramientas adecuadas. Si bien, se puede superar de mejor forma que la primera, ya que el miembro infiel muestra remordimientos y malestar”, comenta Graña.

Couple in bed

“En el primer caso, si la infidelidad ha sido descubierta al inicio puede afrontarse mejor, pero con el paso del tiempo siempre queda la duda de si hubiera seguido teniendo esa aventura si no nos hubiésemos enterado”, continúa. ¿Lo fundamental? “Ambos miembros tendrán que poner de su parte, ya que tendrán que recobrar la intimidad y la confianza perdida. Puede ser un proceso similar al afrontamiento de una pérdida”, señala.

Pero, ¿cuáles son los pasos a dar? ¿cómo se inicia este tortuoso camino del borrón y cuenta nueva? “En primer lugar deberán hablar de lo sucedido para tratar de entenderse y ver cuál es el problema. A los hombres suele preocuparles más cuando su pareja ha tenido una aventura sexual con otro, mientras que a las mujeres les preocupa más el aspecto sentimental; si han hablado, mantenido un contacto, una conversación, unos sentimientos…”, dice Graña.

“En segundo lugar, se debe establecer si ambos quieren seguir en la relación. Hay que averiguar si ambos tenéis los mismos objetivos o si queréis seguir por caminos opuestos. Si se quiere seguir se necesitará compromiso por las dos partes. En esta situación es bueno buscar apoyo de familiares, amigos, personas de confianza. Sentiremos un bucle de emociones y será muy difícil tomar decisiones”.

Lo esencial, si se decide seguir con la relación, es que habrá que recuperar la confianza. “Para ello es necesario que ninguno de los dos miembros se vuelva obsesivo y comience a controlar al otro. Es bueno tener muestras de afecto y de confianza, comentar el día a día, no mentir ni contar medias verdades. La transparencia es la clave para que la situación se dirija a buen puerto”, añade.

Y una clave: el perdón. “Ambos deben ser capaces de perdonarse y de seguir adelante. Un momento puntual no tiene por qué condicionar la vida futura de nadie. Es cierto que algunas parejas rompen después de una infidelidad, pero otras siguen e incluso mejoran. Esto se debe al fortalecimiento de la comunicación, el respeto y la intimidad entre ellos. Si no son capaces de hacer frente a esta situación y quieren seguir juntos, deberán ponerse en contacto con un especialista en sexología”, finaliza.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:


Click aquí para cancelar la respuesta.