¿Te duele la cabeza después de un orgasmo? Esto es lo que debes hacer

No. No vamos a hablar del viejo estereotipo de las abuelas que ponían la consabida excusa del malestar para no tener sexo. Afortunadamente, eso del “esta noche no, que me duele la cabeza” suena a película antigua y no es más que otro dañino cliché de género. Lo que vamos a tratar de averiguar aquí es por qué a veces nos estalla la cabeza después de hacer el amor, y cómo solucionarlo.

Lo cierto es que sí que hay una conexión entre el sexo y los dolores de cabeza. Pero como ya adelantábamos, estos aparecen después de una relación sexual, no antes. Los dolores de cabeza producidos por el sexo o, más específicamente, por el orgasmo, son en realidad más comunes de lo que pensamos, y los muy puñeteros intentan arruinar nuestra diversión y la de nuestra pareja.

Según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), este fenómeno que puede ocurrir en algún momento de la vida hasta en un 1% de la población, afecta a mujeres y hombres por igual. Aunque no exactamente. Las cefaleas primarias relacionadas con la excitación sexual y el orgasmo les afectan en el 80% de los casos a ellos (realidad 1, tópico 0), y se pueden desencadenar sin que exista ninguna causa aparente que lo justifique, aunque según un reciente estudio de la Escuela Universitaria de Medicina Wake Forest, las personas que sufren migraña tienen más niveles de deseo sexual que quienes padecen otros tipos de cefalea. Y al parecer la relación es que ambos fenómenos -la migraña y el deseo sexual- están ligados a bajos niveles de serotonina.

Man having a headache at home

En lo que sí coinciden los expertos es en que hay una clara relación del dolor de cabeza con el esfuerzo. Una teoría es que este puede ser causado por la adrenalina que inunda el cuerpo durante una actividad intensa. En el sexo, la adrenalina se produce durante la fase de excitación, y el período de decepción, cuando tiene lugar el orgasmo, podría traer el dolor. Otra cosa a tener en cuenta es que cuando una persona tose, estornuda o tiene un orgasmo aumenta la presión en la cabeza, lo que puede contribuir a este tipo de malestar.

Se deban a lo que se deban estas cefaleas sexuales, por lo general se suele sentir un dolor sordo en la cabeza y en el cuello o una súbita palpitación en la sien inmediatamente después de alcanzar el orgasmo, que a menudo desaparece después de unos minutos. Según SEN, en un 75% de las ocasiones estas cefaleas orgásmicas se caracterizan por ser dolores de cabeza muy intensos y repentinos que ocurren justo durante el orgasmo, mientras que un 25% corresponden a cefaleas pre orgásmicas, identificables por un dolor agudo en la cabeza asociado a la contracción de los músculos del cuello o la mandíbula, que se desarrolla gradualmente durante la actividad sexual y aumenta con la excitación. La duración media de ambas molestias puede variar desde solo 1 minuto hasta 3 horas, aunque puede quedar cierto dolor residual leve durante más tiempo.

¿Qué hacer al respecto? Lo primero, ir a tu médico de cabecera si ya te ha ocurrido varias veces, sólo para asegurarte de que estos dolores no están unidos a algo más serio (no va a ser así, tranquil@). Generalmente, el tratamiento incluye la recomendación de una actividad sexual menos intensa (lo siento), antiinflamatorios y betabloqueantes (medicamentos para tratar patologías cardiacas) una hora antes de ponerse manos a la obra entre las sábanas.

No obstante, si el dolor de cabeza repentino es muy muy severo y se acompaña de dificultad para hablar, ver o mover los brazos o las piernas, no hace falta que te digamos lo que debes hacer… ¡Corre Forrest, corre!

Click aquí para cancelar la respuesta.