Te decimos por qué eres infiel (y no te imaginas cuál es la razón)

Si eres de las personas que ha pasado por una infidelidad, muy probablemente te hayas preguntado ¿por qué me ha puesto los cuernos, si todo iba bien y nuestra relación era feliz? ¿Por qué lo ha hecho aun con el riesgo de provocar una ruptura y, cuando menos, turbulencias y desconfianza entre los dos? Pues a veces ese comportamiento no se origina por culpa del engañado, aunque lo puedas pensar. Es más, sucede incluso cuando las cosas van bien en la pareja. ¿A qué se debe entonces? La culpa puede ser de algo que ni te imaginas: la genética.

Sí, ha habido varias investigaciones con esa conclusión. Esto no quiere decir que siempre el responsable de una infidelidad sean los genes, para nada. Pero algunas personas sí que están más predispuestas a serlo por este motivo: un estudio de la Universidad Estatal de Nueva York en Binghamton asoció el gen receptor de dopamina DRD4 con la infidelidad.

Para comprobarlo, primero peguntaron a 181 jóvenes sobre relaciones y comportamiento sexual y después les tomaron muestras de ADN. Independientemente de si eran hombres o mujeres, la mitad de los que tenían el gen 7R + (una variación genética del DRD4) habían sido infieles a su pareja, frente al 22% sin 7R +. Eso sí, los investigadores también dejaron claro que portar esta variante no significa que alguien vaya a ser infiel.

Girl asking for explanation of her cheater boyfriend

Según esta investigación, este gen está vinculado con los comportamientos que buscan, digamos, sensaciones placenteras, como beber alcohol o los juegos de azar y otras conductas relacionadas con la recompensa y sentirse bien.

Otro estudio  elaborado en Finlandia, descubrió un gen relacionado con la infidelidad de las mujeres. Se trata una variante del gen AVPR1A, que está asociado a la hormona vasopresina. Las que lo tenían  eran más promiscuas e infieles. Curiosamente, no afectaba al comportamiento de los hombres. Por eso, lo llamaron el gen de la infidelidad femenina.

En los hombres, el gen que gestiona la vasopresina (RS334) también se relacionó con el adulterio de ellos en un estudio llevado a cabo por el Instituto Karolinska con 1.204 personas durante cinco años. Tener sexo libera vasopresina (y oxitocina), por eso desde hace años se ha relacionado con el comportamiento sexual de las personas.

Tanto si la infidelidad se ha producido por la genética como si no, lo que está claro es que los genes influyen en el comportamiento humano. Así que sí, podrías heredar una infidelidad. Lo que parece que también influye en ponerle los cuernos a tu pareja es que alguno de tus progenitores también haya sido infiel. Al menos eso dice este estudio que encontró que la gente con al menos uno de los progenitores adúltero, tenían el doble de probabilidades de ser infieles que las personas cuyos padres son fieles. Y tiene toda la lógica, ya que los padres son un ejemplo para los hijos y todo lo que hagan impacta en ellos. En estos casos, no sabemos hasta qué punto la culpa es de la genética o de un comportamiento aprendido, probablemente por ambas.

Click aquí para cancelar la respuesta.