Succionadores de clítoris, ¿merecen la pena?

Quizás hayas oído hablar de ellos y aunque tienen un nombre  que dispara nuestra imaginación (nos imaginamos la escena, chica es absorbida por un aparato maléfico. Se desconoce su paradero). Pero en realidad se trata de unos masajeadores de clítoris y, por lo que nos cuentan las chicas de Los Placeres de Lola, merecen la pena y mucho. ¿Por qué? Ahí van las ventajas de este juguete erótico:

– Primero, ¿qué son en concreto? “Son potentes estimuladores y con ellos es muy fácil llegar al orgasmo. Hace años este tipo de juguetes eran manuales y mucho más grandes, diseñados para abarcar tanto clítoris como los labios vaginales, lo cual no tiene nada que ver con las nuevas generaciones; primero por la comodidad de su uso y segundo, por la gran diferencia a la hora de estimular. Los nuevos succionadores son más sofisticados en cuanto a diseño, manejo y funcionalidad. Estimulan el clítoris sin apenas tocarlo debido a la circulación de aire que producen: golpes de succión y liberación de aire que estimulan y erectan el clítoris provocando intensos orgasmos”, comenta Sara Pérez.

s1

– ¿Qué ventajas presentan? “Provocan rápidos y potentes orgasmos. Funcionan con cargador, lo cual les hace ser más potentes y sostenibles. Los últimos modelos son bastante silenciosos. En algunos casos son recomendados para favorecer la lubricación vaginal, debido a su rápido poder de estimulación. Activan la circulación sanguínea de nuestro clítoris favoreciendo su tonicidad y sensibilidad”, añade.

– ¿Tienen alguna desventaja? “Que se acabe la carga de la batería en el momento más inadecuado y quizás que hacen que tengas orgasmos ¿demasiado rápidos?”, cuenta.

– Pero vayamos al nombre del “engendro”: ¿supone algún peligro? ¿puede succionarte de más y provocar algún daño? “Hoy en día las marcas de los juguetes que fabrican estos succionadores son grandes marcas como Womanizer o Satisfyer que cuidan en extremo los materiales con los que fabrican, los cabezales son de silicona, para evitar posibles reacciones alérgicas. Están pensados para estimular de una manera potente, pero no en extremo, con lo cual no hay peligro en que se produzca una succión exagerada”, dice Pérez.

Y por último, unos consejos: “Elige bien el modelo, ya que aunque parezca que todos son iguales el diseño los hace más aptos para diferentes morfologías y sensibilidades. Por ejemplo, hay cabezales más grandes para clítoris más voluminosos y modelos más o menos potentes para mujeres con más o menos sensibilidad. Tenemos también que fijarnos en el diseño ya que dependiendo de este, a veces son más o menos cómodos para sujetarlos durante su uso. Algunos de ellos son sumergibles y te aseguro que merece mucho la pena probarlos en la bañera”, finaliza.

Click aquí para cancelar la respuesta.