Stashing, la nueva moda en relaciones que te hará sentir fatal

Stealthing –fenómeno del que ya hemos hablado anteriormente aquí- ahora stashing… Ante el aluvión de palabros ingleses relacionados con el sexo, no nos queda otra que mirar en el diccionario sobre el significado de la palabra ‘stash’. Desempolvamos nuestro viejo Collins de EGB y nos encontramos con que, demonios, significa “poner o guardar algo en un lugar seguro”. ¿Cómo demonios se aplica esto a las relaciones sexuales? ¿Tiene algo que ver con poner la p**** en según que lugares? La respuesta es no.

Las relaciones sentimentales se están complejizando últimamente al nivel de unos apuntes de último curso de mecánica cuántica. Y el stashing va un paso más allá. Es una moda (aka, jodienda) que consiste en que alguien se echa una pareja, rollo, noviete… y le oculta su existencia a todo su círculo de amigos y familiares. Es decir, si tu eres la persona que está siendo stasheada puedes estar enamorada hasta las trancas, puedes haberle presentado hasta a tu tía abuela de 90 años, puedes organizarle fiestas con todos tus amigos mientras la otra parte no hace… absolutamente nada.

Hands of friends with coffee cups

Hay algunos signos que definen claramente que estás en esa situación. La otra persona jamás te incluye en planes que impliquen conocer a su grupo más cercano, evita que se os vea en público más de la cuenta y, ojo, jamás de los jamases te taguea en publicaciones en redes sociales. De repente, ves que vuestra foto de la cena de la semana pasada ha conseguido 50 likes y que tú no cuentas: es como si nunca hubieras estado allí.

El problema de la persona que practica el stashing es que puede ser perfectamente adorable, cuqui y atenta con la otra persona. Pero solo cuando estáis solos. El resto del tiempo, actúa como si la cosa no fuera contigo.

¿Qué hacer si te ves en esta situación?

Si estás en esta situación, seguramente te estarás preguntando, ¿qué alternativa tengo entonces? Pues la verdad es que solo hay dos opciones. La primera pasa por enfrentarte a la persona que te está haciendo luz de gas y obligarla a que te explique lo que está pasando. Las respuestas convincentes pasan por “mis padres son muy estrictos y no quieren conocer novios/as antes del primer año” o cosas por el estilo. Y pocas más.

La segunda es, directamente, mandar a esa persona stasheadora a freír espárragos. En el 99% de los casos, comportarse así en los tiempos que corren tiene que ver con el deseo de esa persona de transmitir una imagen de soltero/soltera de oro y hacer ver a su entorno que no está con nadie para, así, poder hacer lo que le salga de su real entrepierna, incluyendo –ya sabes- encamarse con otros seres humanos. Es decir, que lo de stashing podría traducirse libremente por “comportarse como un hijo o una hija de ****”, así que lo mejor es darle puerta y buscar a alguien al que no le importe que le etiquetemos en Instagram. Hasta ahí podíamos llegar.

Click aquí para cancelar la respuesta.