Sorpresa: los hombres también fingen los orgasmos

Todos hemos leído alguna vez un estudio sobre el porcentaje de mujeres que fingen los orgasmos, sin embargo, en el campo de la sexualidad masculina poco o casi nada se había hecho sobre la posibilidad de que los varones también fingiesen su clímax. ¿Ellos fingir? No way! Pues sorpresa: al parecer, los hombres también mienten, y más de lo que podamos imaginar.

Según una investigación publicada por la revista científica Sexual and Relationship Therapy, los hombres entrevistados habrían fingido un orgasmo en alrededor de un 30% de sus encuentros sexuales, del tipo que fueran: sexo vaginal (la práctica en la que más fingían), sexo oral, anal o incluso, durante la masturbación.

Los investigadores llevaron a cabo una encuesta entre 230 hombres de Canadá y Usa, de edades comprendidas entre los 18 y los 29 años, que hubieran fingido al menos una vez en sus relaciones sexuales. “Hasta ahora no se había hecho ninguna investigación sobre las motivaciones de por qué ellos fingen y si esto podría tener alguna relación con el deseo sexual o la satisfacción con la relación”, explican los investigadores Léa J. Séguin y Robin R. Milhausen.

Young adult couple lying on bed

Pero, ¿por qué fingen?

Las motivaciones que dieron en la encuesta son de distinto tipo: la más común es porque la experiencia sexual resultó ser más pobre de lo esperado o por no haber elegido bien al partenaire, y ambas tenían una influencia en el nivel de deseo sexual y de satisfacción. Otros sin embargo, afirmaban hacerlo para simplemente parecer más sexys frente a su pareja, porque habían bebido o por inseguridad.

¿Más motivos? Para contribuir a la auto-estima de su compañera/o, por ejemplo: los que manifestaban en la encuesta estar contentos con su relación, tanto a nivel sentimental como sexual, eran propensos a fingir para hacer feliz a su pareja, o porque querían llegar juntos al orgasmo, coincidiendo con el de la otra persona. Los investigadores descubrieron que, en general, cuanto más fingían los orgasmos, mayores eran los niveles de satisfacción expresados.

¿Es bueno fingir?

“Fingir orgasmos es contraproducente. Pongamos que en un encuentro determinado finges que estás encantado con la estimulación sexual que te ofrece tu pareja porque piensas que eso le va a hacer feliz. En otro encuentro distinto, lo normal es que tu pareja te vuelva a estimular de la misma manera porque tú demostraste en su momento que para ti era algo maravilloso. Es decir, tu pareja cree que esa caricia, ese beso o ese sexo oral te excitó muchísimo, cuando en realidad no fue así. El caso es que sigues fingiendo por no hablar y herir sus sentimientos, y así hasta que tu deseo sexual se viene abajo porque el sexo se convierte en una experiencia que no te motiva en absoluto”, explica María Esclapez, sexóloga.

“El hecho de que algunos los hombres finjan orgasmos puede que tenga que ver también con una cuestión de estereotipos asignados al rol del género masculino. Por lo general, tanto hombres como mujeres, solemos caer constantemente en el tópico de que para que una relación sexual sea satisfactoria, tiene que culminar con un orgasmo. Para un hombre cuya autoestima sexual se sostiene según el estereotipo sexual masculino, el rendimiento sexual y por lo tanto éxito como hombre implica responsabilizarse de su propio placer y si puede ser, del de su pareja también, por ello buscan tener encuentros en los que se cumpla el tópico, para mantener bien arriba su autoestima sexual”, dice.

“Un hombre puede fingir sus orgasmos al igual que una mujer, lo tiene un poco más complicado porque los fenómenos del orgasmo y la eyaculación suelen producirse al mismo tiempo, aunque en raras ocasiones pueden ir separados (orgasmo sin eyaculación o eyaculación sin orgasmo)”, añade. “Si usan condón lo tienen más fácil: dicen que han llegado al clímax, se quitan rápido el preservativo y lo tiran. Así su pareja sexual no observa si ha habido eyaculación o no”, explica.

Click aquí para cancelar la respuesta.