Siete trucos tántricos para tener un orgasmo de película

Si lo primero que has pensado al leer el título de este artículo es ¿qué narices es el sexo tántrico?, toca empezar por el principio. Según los expertos y en muy resumidas cuentas, el sexo tántrico es el arte de hacer el amor implicando en el juego cuerpo, alma y sentimiento. El Tantra defiende que para llegar al clímax de excitación sexual de forma natural el centro de todo debe ser el interior de tus deseos sexuales. Algo que puede sonar a chino pero que en realidad se consigue poniendo en práctica una serie de técnicas para prolongar el éxtasis y mejorar los niveles de satisfacción.

La respiración, la contracción muscular, la atención a las sensaciones, la visualización y la meditación durante el coito llevan la espiritualidad al dormitorio y contribuyen a lograr un sexo mejor, más íntimo, más duradero y, en definitiva, más placentero. Así que pon el foco en ti, y toma nota de estas nociones básicas.

1. Crea el ambiente perfecto

Presta atención a la decoración de la habitación con flores u otros detalles cuyo único propósito sea aportar belleza y calidez a la estancia. Apaga luces, enciende velas y tira de aromaterapia. Después, elije una música fácil de escuchar cuyo ritmo te inspire calma y sensualidad.

2. Inhala, exhala

La respiración es la clave para el sexo tántrico. Sentaos uno frente al otro y miraos profundamente a los ojos. Comenzad a sincronizar vuestra respiración de manera que uno de los inspire cuando el otro expire, y viceversa. Haced esto alternativamente durante un rato.

3. Mantén el contacto visual

El Tantra impulsa a vivir los encuentros sexuales como experiencias emocionales y sensoriales, lo que implica dedicar más tiempo a saborear, tocar, ver, oler y escuchar. Se trata de explorar con tu pareja las sensaciones que se van creando en el cuerpo del otro de manera natural para alcanzar una experiencia sexual a otro nivel, y para ello el contacto visual es fundamental. Aunque también su ausencia es interesante. Probad a vendaros los ojos y estimular el resto de vuestros sentidos.

Female hand pulling white sheets in ecstasy

4. Explora su cuerpo, siente su piel

Para aumentar la sensación y la sensibilidad, prueba a usar aceites esenciales para explorar su cuerpo cuidadosamente, recorriendo con las manos todas sus zonas erógenas y explorando cada desde el cuello hasta los pies. El Tantra se detiene en sentir la vibración de los cuerpos antes de que ambos estén listos para tener relaciones sexuales. En concentrarse en el trayecto y dejar de pensar en el final del camino.

5. Juega con el tacto

Comienza con un pequeño juego previo en que cada uno de los dos toque las partes del cuerpo preferidas del otro. Tocaos de manera sensual, sin que ello os lleve enseguida a tener sexo. Los juegos y las caricias son muy importantes en el sexo tántrico, que expone que sentir el tacto de la otra persona puede ser clave para alcanzar el orgasmo. Para ello necesitarás concentración, centrarte en el aquí y ahora con tu pareja y visualizar qué quieres de tu pareja y cómo vais a alcanzarlo. Se trata de poner intención a través del tacto para conectar a otro nivel. De enfocar juntos el deseo para que cuando la excitación comience a subir, vuestros cuerpos se conviertan en uno.

6. Experimenta el orgasmo con todo el cuerpo

Sí, hay una forma de conseguir que todo tu cuerpo se excite a la vez. Esta es una de las grandes ventajas (y secretos) del sexo tántrico. La manera, según los gurús, para alcanzar este tipo de clímax es practicar para crear una energía que os mantenga cerca del orgasmo pero sin alcanzarlo, y dejar que se desvanezca poco a poco. La clave está en llegar varias veces a esa sensación cercana al éxtasis y propagar la energía a todo el cuerpo a través de la respiración, las palabras, el tacto y los impulsos. No se trata de ver quién aguanta más, sino de mantenerse en ese estado el tiempo suficiente para que cuando alcancéis el orgasmo sintáis fuertes y placenteras descargas eléctricas en diferentes partes del cuerpo.

7. Relájate

En leguaje tántrico, el clímax sexual o el orgasmo significa también alcanzar la iluminación. En el ciclo energético macho-hembra, es el vehículo que nos lleva a la cima del placer. Después, sólo hay espacio para la relajación máxima.

Click aquí para cancelar la respuesta.