Siete señales de que tenéis química en la cama

La química, ese aspecto “mágico” que afortunadamente ninguna app de dating,  por muy exitosa que sea, ha conseguido reproducir. Normalmente surge en los primeros momentos, no hay que esperar una eternidad para saber que hay química entre dos personas, tú misma lo notarás enseguida. Pero, ¿qué indica que la hay en la cama? Porque puede ser que sientas mariposas en el estómago cuando le veas y se te erice el vello pero que luego el sexo pase sin pena ni gloria. Estas siete señales te indicarán que en la cama también hay explosión de colores:

Te vuelve loca su olor: las feromonas tienen mucho que ver en la química. Están presente en los fluidos corporales, aunque tú no las huelas como tal, por eso si su olor, y nos referimos a su olor natural, no al perfume que se ponga, te enloquece, no hay duda, hay química.

Su sabor: muy relacionado con el anterior punto. Si el sabor de su piel y por supuesto, el de sus besos, te encanta y activa todos sus sentidos, misma conclusión.

Su cuerpo: vestido o desnudo. Te excitas solo con verle. Su sola presencia hace que te imagines escenas sexuales.

Su voz: es una de las cosas que pueden resultar más sensuales y a la que a menudo prestamos poca atención. Si con unos susurros o unas palabras cariñosas consigue que te palpite el corazón, no lo dudes, hay química.

Couple flirting on a bed at home

La risa: muchas mujeres lo dicen y no nos cansamos de repetirlo, el humor es un buen ingrediente del deseo. Si hay risas juntos y más si las hay en la cama, es síntoma de salud sexual y por supuesto, de química, de buena entente.

El tacto: como ves, lo de la química tiene mucho que ver con los sentidos. Es síntoma inequívoco de que hay química si con un roce de las yemas de sus dedos, no digamos una caricia, consigue que tengas escalofríos de placer en todo el cuerpo.

No son necesarias las palabras: si con una simple mirada, con una sonrisa, os entendéis, si a veces no son necesarias las explicaciones para saber lo que quiere o quieres tú, maridáis a la perfección.

Click aquí para cancelar la respuesta.