Siete reglas sobre la primera cita que deberías enviar al carajo

Cuando uno acude a una primera cita es como cuando tienes un hijo: todo el mundo sabe más que tú y todo el mundo te dará miles de consejos (que tú no has pedido). Y si escuchas a unos y otros seguramente acabes con la cabeza loca, porque además, muchos de esos consejos son contradictorios. En todo caso, existen unas reglas que, debido a que vienen del año de la polka o porque van cargadas de grandes dosis de moralina, quizás debiera enviar al garete. O sea, hacer caso omiso. Y son las siguientes:

Acicalarte durante largas horas antes de…: ojo, no estamos diciendo que vayas como cuando estás de “andar por casa”, con chancletas y una camiseta raída. No, en absoluto: pero sabiendo que la mayor parte de las citas hoy en día nacen en Tinder o en cualquiera otra app de dating y que no es la primera vez que una chica pasa horas esmerándose en su aspecto físico para que luego él aparezca poco más o menos que en chándal, quizás sea conveniente cuidar tu imagen pero sin pasarse. Que no vas a una boda. Sí, hay que dar la mejor imagen de uno mismo pero sin parecer que vas a desfilar por la alfombra roja.

Lovers in sun beams

Parecer tonta: pero ¿de dónde ha salido eso de que si no estás de acuerdo en algo o no te convence una cosa, es mejor no manifestarlo porque qué pensará de ti? No estamos diciendo que vayas con el hacha en la boca si es eres una guerrera, pero chica, si no te convence lo que dice o lo que hace, dilo, con educación, pero muéstrate tal como eres. Las máscaras, para carnaval.

No te enrolles con un compañero de trabajo: en la ristra de consejos no solo hay indicaciones de qué hacer y qué no hacer sino también, de con quién quedar y con quién no. Ya lo dice el refrán: donde tengas la olla…. ¿Seguro? Son numerosos los estudios que manifiestan que en el trabajo, donde pasamos muchas horas, es donde nacen muchos amores, así que, ¿por qué no?

No acostarte con él: si eres chica, enhorabuena, habrás tenido que oír muchas veces en tu vida que no te conviene, si el chico te gusta y quieres una relación, acostarte con él la primera vez. ¿Por qué? Parece ser, es una regla no escrita pero manifestada muchas veces, que perderá el interés por ti si le das lo que busca esa primera noche (dixit). Sin duda esta regla debiera haber sido abolida hace mucho mucho tiempo, aunque solo sea por los tintes machirulos que la sustentan. ¿Alguien le dice a ellos que no se acuesten la primera noche? Sinceramente, si te apetece, hazlo. Y si no, no lo hagas. Haz lo que te plazca y te pida el cuerpo: y si él pasa de ti después luego, casi mejor: los cretinos, lejos mejor. Lo que nos lleva a la siguiente regla…

Mejor ni lo intentes con él si os separa la distancia física: ¿de verdad? ¿crees que si surge algo serio la distancia va a ser un impedimento? Y además, ¿por qué debes ir a una cita con el planning elaborado de lo que va a pasar y lo que no? Ve, disfruta del momento y ya se verá luego pero que la distancia no sea un impedimento para conocerse.

No les escribas/llames tú primero: ¿Por? ¿quién lo dice? ¿por el hecho de ser mujer no se pueden tomar iniciativas?

No contestes enseguida a sus mensajes: ídem a lo anterior. ¿Qué así demuestras que estás interesada? ¡Es que lo estás! Y no pasa nada por demostrarlo (ojo, otra cosa distinta es freír a mensajes al otro, que eso casi roza la obsesión y no es sano ni da buena imagen de ti misma).

Click aquí para cancelar la respuesta.