Siete mitos sobre las lesbianas

En torno a la homosexualidad siempre se han creado muchos mitos: que si es una enfermedad o bien una fase transitoria, que si somos pedófilos o unos viciosos… La imaginación no tiene límites y menos si es para criticar. Las bolleras no iban a ser menos y no se libran de sus propios fantasmas.
Todas son unas “marimachos”

Se nos acusa de tener complejo de hombre y querer emularle. Igual que no hay dos tortillas iguales, tampoco dos tortilleras. Las hay pijas, masculinas, hippies, hipsters, andróginas y las hay que no entran en ninguna clasificación. Te sorprenderías de cuántas lesbianas han pasado por tu vida y se han escapado de tu radar.

Son lesbianas porque no han catado varón.

No hay nada como un buen pene para dejarse de tonterías, o eso es lo que vienen predicando ciertos marichulos. Lo mismo que los hombres heterosexuales no precisan de acostarse con un hombre para saber que no les gusta, nosotras tampoco.

Smiling Newlyweds Sitting

¿Nos hacemos un trío?

Hay bastantes hombres que creen que por ser lesbianas estamos deseando montarnos un trío con ellos y no tienen reparo en proponerlo a la mínima de cambio. Se ve que estos honorables descendientes del homo sapiens sapiens no comparten el mismo concepto de “sólo mujeres” que nosotras. El peor porno mainstreaming se ha encargado de hacerles creer que lo estamos deseando, no toda la culpa iba a ser suya. Pero poneros en nuestro lugar: salir con tu pareja de paseo y que alguien que no conoces se acerque a decirte que si os acostáis con él. Resulta una agresión a nuestra intimidad y dignidad porque, ante todo, somos personas, no trozos de carne.

¿Cuál de las dos es el hombre?

No entra en cabeza ajena eso de que pueda haber una relación en la que no se reproduzcan los roles clásicos hombre-mujer sacados del NO-DO. Pobres de aquellos que no ven más allá de esto. Traigo un mensaje de esperanza: ¡hay todo un mundo nuevo ahí fuera!

Sin pene no hay sexo.

Muchos heterosexuales creen que si no hay coito, no han follado. Igual creen que las lesbianas hacemos calceta en la cama. A sus ojos, lo nuestro son sólo preliminares (¿a qué?), la famosa “tijera” es nuestra postura favorita y usamos dildos para simular un pene, llorando por la falta de uno… Pobres, con lo divertido que puede ser el sexo lésbico y ellos sin saberlo.

Como tenéis el mismo cuerpo, el sexo será más fácil.

Cada mujer es diferente y su manera de follar también, ninguna vamos con un manual debajo del brazo. Las hay muy buenas y las hay auténticos esperpentos. Depende de la habilidad de cada una.

Entre lesbianas no se contagian ITS.

Se ve que ser bollera te da el súper poder de no contagiarte de ninguna ITS. Por desgracia, es un mito que hasta dentro del colectivo está extendido. No somos inmunes, tenlo claro, ¡sexo seguro siempre!

Como ves, en todos los sitios cuecen habas. Nosotras horneamos bollos.

Click aquí para cancelar la respuesta.