Siete frases que debes evitar en una primera cita

Lo sabemos, nadie es perfecto y nadie pide que lo seas, pero, ¿por qué tendrías que hablar de tu ex y de lo pérfida que es en una primera cita con otra mujer? ¿o de tu madre, y repetidas veces, como si hubieses entrado en barrena? Hay miles de temas de conversación (evitando, eso sí, los que suelen generar polémica como la religión y la tendencia política, para qué meternos en esos charcos tan pronto): música, cine, literatura, actualidad, mascotas preferidas, gastronomía e incluso el pelo de Trump… Así que por favor, hagamos un esfuerzo y evitemos esas frases que es mejor no decir en una primera cita. ¿Cuáles? Toma nota:

Cualquiera que empiece por “mi ex”. Tanto si es para alabarla (malo, querrá decir que tienes aun los sentimientos muy vivos) como para ponerla de vuelta y media (peor, porque da muy mala imagen una persona que habla mal repetidamente de otra y también dirá que todavía tienes cuentas pendientes de arreglar). En serio, la imagen que das hablando de tu ex es nefasta, así que mejor evítalo. Y además, es un tema soporífero que a esa chica le hará bostezar ipso facto.

Cualquiera que empiece por “mi madre”. Sí, sabemos que quieres a tu madre y eso es un buen síntoma, en serio, pero, ¿es necesario que estés todo el tiempo hablando de ella? Date cuenta de que hacer eso, sea en una primera cita o como norma general, dice muy poco en tu favor, das la imagen de que no has roto el cordón umbilical y de que buscas otra mujer que vaya  a reemplazarla. Así que evita dar esa imagen infaltil, por favor.

Young happy couple sitting at cafe

No abuses de las frases que empiezan por YO. El “yoismo” aburre soberanamente y parecerás (y seguramente seas) un egocéntrico. Es lógico que quieras dar la mejor imagen de ti mismo pero, en ese primer encuentro, evita ser el protagonista y sobre todo pregunta al que tienes enfrente, interésate por lo que hace, lo que le gusta, etc. Serán puntos a tu favor.

Evita esbozar tus planes a largo plazo. Si es que los tienes, claro está. Hablar en ese primer café o copa de qué tipo de casa te gustaría comprar, cuántos hijos quieres tener (o si no quieres) y de cómo ves la pareja quizás sea precipitarse un poco. Estos temas son muy importantes a la hora de establecerse en pareja pero habrá otros momentos más adecuados.

Deja de lado los “como tú quieras”. Sí, nos gusta que nos hagan caso pero chico, todo con mesura: no hay nada más triste que un hombre que parece que no tiene voluntad y se deja llevar por la otra persona. Demuestra que tienes gustos, opiniones, valores… y todo sin pasarte, claro está.

Las frases plañideras: “en el trabajo nadie me entiende y me tratan mal”; “mi ex se aprovechó”; “mis amigos son unos egoístas”; “esta vida no merece la pena”… No y rotundamente no. Todos tenemos problemas, todos, y no vamos contándoselos en una primera cita al otro/a. Intenta que la imagen que des sea positiva, optimista, alegre… y no la de un looser.

Las fantasmadas. Del tipo “soy un as en la cama” (esto servirá para que ella salga huyendo ipso facto); “soy el mejor en mi curro”; “tengo X coche y mi casa mide X metros cuadrados..”. No, no nos gustan los fantasmas, solo son humo.

Click aquí para cancelar la respuesta.