Siete frases que arruinan un encuentro sexual

Todo iba bien hasta entonces: el encuentro había ido sobre ruedas, no habías metido la pata en ningún momento ni hablando de tu ex ni de los gatos de tu madre. Los primeros besos fueron estupendos y un aperitivo de lo que parecía ser una noche de pasión y desenfreno. La conversación había sido animada, vamos, que todo conducía a un polvo estupendo. Y sin embargo…. Sin que queramos decir que en la cama es mejor estar callado como un muerto, que tampoco es eso, hay veces que determinadas frases pueden arruinar el encuentro, que una vez dichas te arrepientes de que hayan salido de tu boca y que son el anticipo del declive posterior.

¿Cuáles son esas sentencias? Ahí van unas cuantas, a buen seguro quizás alguna vez hayas oído o pronunciado alguna.

“Llega mi marido” (puede ser sustituido por mi mujer). Sí, este tipo de frase arruina el encuentro y de qué forma y además, es el anticipo de una situación rocambolesca o incluso puede que violenta. Te verás recluida/o al armario, o debajo de la cama si hay sitio, al balcón… o lo peor: enfrentándote a una situación de tierra trágame que no habías previsto en ningún momento cuando venías magreándote con esa persona en el ascensor. Son cosas que pasan, sangre fría y que Dios te pille confesado.

“Mi ex lo hacía mejor”. Frase horrible donde las haya y que chafan el polvo o sí o sí. Recuperarse de esto tras haberlo oído es harto difícil es más, es probable que tras oírlo empieces a sentir mucho calor y no por el encuentro fogoso sino de rabia. En fin, las comparaciones son odiosas y en la cama, mucho más.

His snoring goes beyond a joke

“Tengo que ir al servicio, me hago pis”. No es tan drástica como las anteriores pero no negaremos que rompe la magia del encuentro. ¿La solución? Pasar por el baño antes de… aunque las ganas aprieten, es mucho mejor llegar a la cama ya con todo hecho, justamente, para evitar parones.

“Se ha roto el condón”. Pffff, también es fina, no llega al nivel de la primera que hemos visto ni genera la rabia de la comparación con la ex pareja pero es de las frases que arruina la noche y el día siguiente. Tocará farmacia en busca de la píldora del día después, interrogantes sobre la vida sexual del otro (si no es tu pareja habitual), posteriores análisis pasado el denominado periodo ventana… Sí: es el tipo de frase que arruina la noche, el polvo, el encuentro y todo lo que quieras.

“Me he corrido dentro”. Versión de la anterior que igualmente causa estragos (salvo que sea tu pareja habitual y estéis buscando retoños). Es mejor evitarla, en serio.

“Tengo gonorrea”. O sífilis, o clamidia, o ponle el nombre de ETS que quieras. Frase fulminante sobre todo si la oyes cuando estás teniendo relaciones de riesgo sin condón. No comments.

“Mi madre mañana dice que vayamos a comer”. No. Rotundamente, no. Decididamente, no. Si en mitad del encuentro amoroso dices algo sobre tu madre y lo que cocinará al día siguiente, o sobre cuándo hay que poner la lavadora o si sobre que el cabezal de la cama tiene polvo es que o no te está gustando lo que estás haciendo, o estás tonto/a. Decididamente son de esas frases que te llevan a ser expulsado de la cama. Así que cuidadín.

Click aquí para cancelar la respuesta.