Siete consejos para superar la anorgasmia

¿Llevas un tiempo de sequía orgásmica? Tal vez padezcas anorgasmia, un problema sexual que supone la ausencia de orgasmo o la dificultad habitual para alcanzarlo. Afecta sobre todo a las mujeres, sin que ello signifique que su deseo sexual se vea alterado. La buena noticia es que este trastorno puede superarse con la ayuda de un profesional, ya que “solo un pequeñísimo porcentaje de los casos corresponde a problemas físicos/orgánicos, como alteraciones neurológicas, metabólicas, endocrinas, consumo de ciertas drogas o medicamentos o enfermedades crónicas”, explica Irene Bedmar Martín, psicóloga y sexóloga clínica en El Diván de Irene. ht

En la mayoría de los casos, el origen es psicológico, emocional, educativo o sociocultural, factores “casi siempre entrelazados”, explica Bedmar, quien da algunos ejemplos de los casos más habituales que se encuentra en su consulta: escasa autoestima; educación sexual represiva; falta de comunicación asertiva con la pareja; problemas para disponer de intimidad sexual; actitudes negativas hacia el sexo (aversión sexual); ansiedad, estrés, depresión y otros problemas anímicos; expectativas poco realistas sobre las relaciones sexuales.

Couple having problems

Y hay más: percepción negativa del propio cuerpo (complejos físicos); falta de información sexual científica sobre sexualidad femenina; búsqueda persistente/forzada del orgasmo exclusivamente en el coito vaginal; distorsiones cognitivas y creencias erróneas sobre el sexo; DSI (deseo sexual inhibido) que impide avanzar en la respuesta sexual hacia el orgasmo; y falta de habilidad, culpa o miedo a la hora de estimularse/masturbarse satisfactoriamente.

Es difícil arreglarlo sin la ayuda de un profesional

Y cuando las emociones negativas aparecen, repercute en la pareja y se entra así en un bucle o dinámica negativa de la que cuesta mucho salir sin ayuda profesional. “También es muy frecuente que en un intento de solucionar su problema, la mujer –heterosexual- recurra a su pareja y deposite en él toda la responsabilidad de su orgasmo. Hay que tener muy claro que, de esta forma, únicamente mantenemos el problema, ya que solo desde el autoconocimiento sexual podemos lograr la auténtica satisfacción sexual”, señala Bedmar, para quien la búsqueda del propio placer debe partir de una misma y no desde la erótica masculina, algo que sucede con frecuencia y que, unido a una falta de comunicación transparente, suele empeorar la relación de pareja.

“¿Cuántas mujeres nos hemos callado por vergüenza o por temor a incomodar, cansar o disgustar a nuestra pareja? Me refiero a un silencio que omite nuestras preferencias sobre cómo queremos exactamente que nos estimulen en intensidad, forma concreta, duración, etc. El tema es más importante de lo que creemos, porque este continuo auto boicot afecta a nuestra autoestima general, no solo sexual”, señala la psicóloga.

Frecuentemente, el origen del problema está en un “gran bloqueo que experimenta la mujer cuando alcanza un nivel muy alto de excitación, siendo incapaz ya de alcanzar el orgasmo. Este bloqueo es físico y emocional. A veces, se reduce un poco a nivel físico en nuevos intentos -gracias a las técnicas de relajación-, pero sigue siendo bastante complicado alcanzar el orgasmo sin acompañar estas técnicas con otras específicas de la terapia sexual. En cualquier caso, el denominador común siempre suele ser un alto nivel de autoexigencia, que desencadena ansiedad intensa”.

En base a su experiencia en la consulta, Bedmar recomienda combinar terapia racional-emotiva, cognitivo-conductual, técnicas de relajación y mindfulness. La superación de la anorgasmia “no sucede de forma instantánea, sino que es un proceso progresivo y la probabilidad de éxito depende muy directamente del nivel de motivación, esfuerzo, ilusión y confianza de la mujer”, afirma la sexóloga, que nos da unos consejos que ayudan a superar este problema:

1-No recurras a remedios caseros y cuestiona todo lo que leas o escuches sobre anorgasmia femenina.

2-No fuerces la búsqueda persistente del orgasmo. Esto empeorará la situación.

3-Solicita ayuda profesional.

4-Si la tienes, sé sincera con tu pareja y no dudes en hablarle de tu problema.

5-Si tu pareja está dispuesta a colaborar, proponle participar contigo en la terapia sexual.

6-Asume que vas a tener que trabajar intensamente en la aceptación de ti misma y de tu cuerpo (solo desde el autoconocimiento podemos lograr la auténtica satisfacción sexual).

7-Una vez comenzada la terapia, esfuérzate por comprender tu dificultad antes de lanzarte a realizar los ejercicios recomendados y no dejes de preguntar a tu terapeuta todas las dudas que tengas.

Click aquí para cancelar la respuesta.