Succionadores de clítoris, ¿merecen la pena?