Y tú, ¿te lo harías con un árbol? Hablamos de dendrofilia