Sexo y mayores: el placer no tiene edad

Cada vez que imaginamos a dos personas adultas -de más de 60 años- las imaginamos haciendo ganchillo, jugando a la petanca, haciendo sudokus, cuidando de sus nietos, pero no haciendo el amor. Por Dios, qué repelús, dirán algunos. Por favor, les pido que no seamos “gerascofóbicos” y escuchemos la sabiduría que pueden aportar nuestros mayores para cuando nos llegue el día, poder vivir la sexualidad en toda su plenitud.

La sexualidad y los afectos pueden durar toda nuestra vida si ponemos un poco de nuestra parte y si las condiciones son propicias. Es más, según diferentes estudios, las personas de la llamada tercera edad, aseguran que son capaces de tener relaciones sexuales y de sentir placer en una gran cantidad de actividades eróticas. Incluso algunos hablan de una mejoría en sus experiencias sexuales. Iris Krasnow, autora y profesora de Periodismo y Estudios de la Mujer, entrevistó a 150 mujeres entre los 20 y 90 años y como resultado obtuvo que las mujeres más adultas eran más aventuradas en su sexualidad que las jóvenes que están en la etapa del “enganche” o el cortejo y quieren satisfacer a su pareja.

Adorable elderly couple went to the beach to enjoy the sea breeze

Todo parece indicar que la calidad del sexo depende más de factores psicológicos y sociales que de la edad, siempre que no existan enfermedades discapacitantes, y aún así puede contarse con la ayuda de terapeutas sexuales que ayuden a lograr una sexualidad satisfactoria, como es el caso de Tandem Team.

En la esfera de la industria del porno también se refleja la sexualidad en la edad adulta. Se denomina gerontopornografía, y busca explorar los límites del erotismo y romper las normas sociales. Shigeo Tokuda es un ejemplo de ello, un hombre de 80 años que presume de la filmación de más de 300 pelis. “El deseo sexual es lo mismo que la necesidad de dormir o comer”, afirma el ganador del Récord Guinness como actor porno de mayor edad. En el caso de las mujeres, no hay casos similares, dado que la belleza normativa sigue siendo un condicionante para ellas.

Existe una brecha entre hombres y mujeres. Normalmente, los hombres adultos tienen una vida sexual más activa que las mujeres. Ello es debido, por un lado, a que la sexualidad en ellas está ligada a fines reproductivos y, por otro lado, a la idea de belleza y perfección asociada a la sexualidad.

También es importante cómo nuestra sexualidad en los inicios puede marcarnos en el futuro. O eso es al menos lo que dijo en su momento Simone de Beauvoir, filósofa feminista. Según sus palabras “una mujer poco dada a la sexualidad durante su juventud, que utilizaba cualquier pretexto para evitar el intercambio sexual con su pareja, cuando sea anciana se mantendrá poco atraída por la sexualidad”. Y todo ello tendrá mucho que ver con cómo entendemos la sexualidad, pero eso lo dejamos para otro artículo.

Hay motivos fisiológicos para saber que el coito puede ser doloroso para las mujeres a partir de los 60 y que a los hombres les cuesta más llegar a la erección, pero no está de más recordar que la sexualidad no es sólo penetración, sino que hay múltiples maneras de dar y de recibir placer. La imaginación es poder.

Click aquí para cancelar la respuesta.