Sexo y comida: ¿con cuál te quedarías?

Leo sorprendida que en EEUU el nuevo postre de moda tiene forma de pene. Tampoco me extraña porque esa gente ha perpetrado los cupcakes y de ahí ya va todo hacia arriba. Al parecer el postre fálico se llama ‘D-cake‘, es un bizcocho cubierto de leche condensada y relleno de Nutella. Lo está petando en el festival OC Night Market, que tiene lugar cada verano en el condado de Orange, en California.
Esta noticia me ha hecho pensar en la estrechísima relación que existe entre sexo y comida. En primer lugar porque todos nos hemos preguntado, o hemos hecho alguna vez la pregunta del millón: ¿con cuál de las dos te quedarías?

Comida y sexo están profundamente entrelazados. Cuando comemos, como cuando mantenemos relaciones sexuales, utilizamos y estimulamos todos nuestros sentidos. Food porn es un término anglosajón que viene a englobar el recurso de la atracción visual utilizado por muchos restaurantes o fotógrafos gastronómicos. Esos códigos visuales cercanos a la pornografía: hamburguesas chorreantes, huevos en el instante que explota su yema, postres rezumantes de chocolate. Comida sediciosa, comida con la que te gustaría despertarte el día después, comida por la que sientes cosas.

Passion under control

Nuestros cuerpos producen un estimulante químico llamado feniletilamina. Genera que nos sintamos vivos, estimulados, activos. La hormonita de la felicidad es provocada por el amor, por el sexo, pero también se encuentra en algunos alimentos como el chocolate.“Es que tengo baja la feniletilamina” es la excusa definitiva si te recriminan lo de haber comprado otro bote de Nutella.

Ligar comida y sexo se lleva haciendo desde la prehistoria, a través de prácticas como el bodysushi, utilizando alimentos como juguetes sexuales, o recurriendo a alimentos que aumentan tu libido.

Yo he querido hacer una comprobación en Internet. Solo en una búsqueda rápida por Amazon me he encontrando cosas como estas:

Tangas de caramelos. Especialmente cómodo si vives en un piso sin ascensor. Solo queda uno en stock por lo que entiendo que hay gente que lo compra.

-Por si te preocupa llevar una muda combinada también está disponible la parte de arriba.

Caramelos masticables con forma fálica: Es menester observar las medidas del invento. Cada dulce mide aprox. 2,75 cm x 4.5 cm x 0,75 cm.

-Un clásico de los viajes a Italia: pasta en forma de pene. Me gusta especialmente la descripción. “El toque original para tus platos calientes o ensaladas”. El toque original para sorprender a tus suegros en la cena de Nochebuena. El toque original para llevar una ensalada de pasta a tu trabajo.

-Otro modelo de pasta, pero con tamaño King size, por si necesitas más hidratos.
Crema corporal con sabor a chocolate. Aquí no tengo nada que objetar. Es decir, es chocolate, ¿qué puede salir mal?

-O mi favorita, golosinas de hombre caliente.

Agradecería que mi agente asignado de la NSA lea este artículo para comprender el historial de navegación de mi ordenador, y que los algoritmos no empiecen a hacerme recomendaciones similares a raíz de la misma. Y llamadme clásica, pero me sigo quedando con las fresas con nata.

Click aquí para cancelar la respuesta.