Sexo en la primera cita, ¿sí o no?

Podría parecer un debate del siglo pasado pero sigue estando de actualidad: muchas personas se preguntan si es conveniente acostarse con el otro/a en una primera cita o si es mejor esperar. Es más, son sobre todo las mujeres las que pueden cuestionarse este tema y es que lamentablemente sobre  ellas pesa este interrogante (a ellos ni siquiera se les plantea).

Es más, aunque parezca mentira, se sigue viendo bien que ellos se acuesten en una primera cita (y nadie cuestionará si son o no unos “frescos”) y sin embargo, sobre ellas muchas voces siguen aconsejando que, si quieren algo más con esa otra persona, sería conveniente no hacerlo en la primera noche.

Sí, a todas luces es machista pero el pensamiento, aunque no se puede generalizar, se sigue dando y en todas las franjas de edad. Así que hoy acudimos a una sexóloga y a una matchmaker (los headhunter que utilizan estas técnicas para encontrar parejas a sus clientes) para que nos digan qué es lo más adecuado.

Man and woman having sex

Para la sexóloga María Esclapez, el sexo en la primera cita tiene ventajas: “Por lo pronto el subidón que te da, el buen rollo. Después, puedes intuir cómo es el comportamiento de esa persona en la cama y ver si sois o no compatibles. Se alivia además, la tensión sexual, sobre todo si en la cita ha habido tonteo, te sientes deseado, aumenta tu autoestima”, argumenta la experta. Pero ojo que también hay desventajas: “Hay personas que, al no haber esa confianza sexual porque el otro/a no deja de ser un desconocido/a, no comunican al otro cuando algo no les gusta y no lo disfrutan. Otros se acostumbran a ese tipo de relaciones de una noche y no intiman sexualmente y se quedan en eso.”, añade.

Para Verónica Alcanda, matchmaker, el sexo en una primera cita, cuando se va buscando algo más que un encuentro carnal, está totalmente desaconsejado: “Basándome en los comentarios y peticiones de mis clientes masculinos, recomiendo fervientemente que, si cuando conoces a un hombre crees que podría ser alguien con quien mantener una relación estable, no practiques sexo en la primera cita. Soy muy consciente de que en el s. XXI esto puede resultar antiguo, e incluso machista, pero también sé lo que me dicen mis clientes y, por tanto, es una realidad que, cuando el hombre consigue lo que más anhela de la mujer sin el mínimo esfuerzo, éste, en el 95% de los casos, perderá el interés por esa mujer o, simplemente, no la contemplará como algo más que una “follamigo” a quien llamará solo para “eso”. Por lo que, si vuestro objetivo va más allá de pasar una rato divertido sin ataduras, no sucumbas a este cliché porque, nos guste o no, los hombres siguen pensando así”, explica.

Esto es lo que recomienda a las féminas, pero, ¿y a los hombres? “Si os gusta la chica y queréis tener algo más que un revolcón, no vayáis “al grano” en la primera cita pues a ellas les extrañará tanto que, inmediatamente, subiréis uno o varios peldaños en la escala de lo atractivo y se os verá como más deseables”, añade.

Lo importante, en todo caso, es que uno haga lo que le plazca en ese primer encuentro y sobre todo que no se sienta presionado ni para tener sexo ni para no tenerlo. Lo que no hay que hacer es tener sexo por quedar bien (algo que sucede más a las féminas): “Si no quieres hacer algo, no lo hagas”, dice Esclapez.

Click aquí para cancelar la respuesta.