Sex bucket list: ¿qué fantasía sexual querrías realizar antes de morir?

Nos encantan las listas. Las de las mejores películas de la historia, las canciones del verano más odiosas, los hombres más sexys del mundo, los animales más megacuquis… y así, hasta el infinito (y más allá). Desde hace unos meses, hay mucha gente en Internet compartiendo sus ‘sex bucket lists’, o listas de fantasías sexuales que mucha gente querría cumplir antes de estirar la pata. La expresión viene de la peli The bucket list, en la que Jack Nicholson y Morgan Freeman interpretaban a dos enfermos terminales que hacían una lista con todo lo que querían hacer antes de irse a un sitio mejor. Bueno, pues esto es lo mismo. Pero en guarro.

En Internet hay de todo: desde gente que sueña con tirarse a un actor porno, a otro que fantasea con todo tipo de relaciones interraciales, pasando por aquellas que serían felices palmando después de haberse tirado a su médico de cabecera… Nosotros hemos querido preguntar a varias personas, con y sin pareja, para que nos cuenten que guarrerida les encantaría hacer antes de irse al otro barrio.

Laura (29 años, soltera). “Me encanta la montaña, escalar y hacer senderismo. A veces me imagino que llego a lo alto de un pico y hay un tío buenísimo allí arriba esperándome. Follamos como locos y llegamos al orgasmo al mismo tiempo. Tengo la esperanza de que un día me pase. No sería tan raro, ¿no?”.

Young handsome man lying in bed with three girls

Ernesto (40 años, casado). “Una vez que estás emparejado, las fantasías que puedes llevar a cabo se convierten en simplemente eso, fantasía. Eso sí, la del trio es una que no te quitas en la cabeza. Supongo que para sentir que estás haciendo algo legítimo, a veces me imagino una noche de sexo con mi mujer y la que está más buena de sus amigas”.

Paz (35 años, con pareja). “Siempre me ha obsesionado la idea de convertir una casa –la mía, la de otro-, en un parque temático del sexo. Encerrarte con una persona durante una semana o hasta que el cuerpo aguante y llenar todas las habitaciones de fustas, lencería, vibradores y todo tipo de parafernalia sexual. Es tener esa sensación de que solo vives para follar”.

Martín (43 años, soltero). “Soy gay y, a veces, pienso que ya he cumplido todas mis fantasías. Pero siempre hay margen para las fantasías y, en este caso, voy a elegir una muy retorcida: salir con una chica como si fuera mi primera novia durante una semana o así y perder mi virginidad hetero con ella. No sé si me excitaría físicamente, pero en plan juego de roles, me apetecería probar y me provoca curiosidad”.

Manuela (42 años, soltera).  “Esto es una cerdada y me da vergüenza hasta confesarlo… pero me pone mucho la idea del sexo en grupo. Por eso, la idea de entrar en un lugar cien por cien masculino como un vestuario de un equipo o una obra y follarme a todos los ejemplares que haya me excita muchísimo y me da un poco de miedo al mismo tiempo. Supongo que es difícil llevarlo a cabo, pero quizá con menos gente sí que se podría, ¿con los cuatro jugadores de una partida de póker, por ejemplo?”.

María, (40 años, casada). “Es muy básico lo que voy a contar, pero creo que todos tenemos esos ‘polvos pendientes’ con personas que se van quedando por el camino. Estaría bien ajustar cuentas en el terreno sexual con aquel ligue del instituto, con el compañero de la uni o con un primo lejano”.

Silvia (37 años, con pareja). “Llevo enamorada desde pequeña de un personaje de La Historia Interminable. No, no es Atreyu, ni Bastian, es el dragón blanco Fújur. Me encantaría montármelo con un tío con el pelo cano, bigote y peludo: sería como traspasar todas las barreras”.

Jean (49 años, divorciado). “Me encanta la idea de follar con tías extremas: con los pechos muy grandes, altísimas, con la cabeza rapada… No querría irme de este mundo sin haberme acostado con la mayor variedad de mujeres posible. Supongo que por eso fantaseo con ello. Y bueno, imagino que toda la variedad de categorías de porno que hay me habrá influido”.

Click aquí para cancelar la respuesta.