Seis trucos para parecer más sexy en los selfies

No decimos que tengas un palo selfie, pero, ¿a que seguro te has hecho alguno en tu vida, sino varios? Los selfies están de moda, los de los famosos y los de los anónimos de la calle: ¿quién no ha caído en la tentación de fotografiarse con el móvil y más, en vacaciones?

Algunas famosas, con Kim Kardashian a la cabeza, son expertas en los selfies con aire lascivo. Pose por aquí, pose por allá, un buen maquillaje y un smartphone con una cámara top de autofotos (eso también ayuda mucho) y enamoran al mundo. Lo bueno es que tú misma puedes explotar tu perfil más carnal con todos estos trucos. Toma nota.

Un modelito sensual. La ropa habla por ti, así que antes de hacerte un selfie a lo loco, asegúrate de ponerte prendas con las que te veas más atractiva. Olvídate de los looks de la oficina. Abre tu armario y opta por ese vestido de noche ceñido que tanto te favorece. En un selfie sexi están permitidas las transparencias, los pantalones cortos muy cortos, las faldas superminis, los bikinis y cualquier otra prenda con la que te sientas hot, incluidos los sujetadores push up para realzar tu “pechonalidad”. ¿Qué quieres hacerte la autofoto desnuda? Pues tú misma. Eso sí, sin que se vea nada, todo muy sugerente.

Maquillaje sí o sí. Aunque existen apps que al activarlas te dejan la piel perfecta, no escatimes tiempo y date unos retoques tú misma, el cambio es increíble, ya verás. Aplica una base para camuflar las malditas ojeras y todas la imperfecciones, después unos pequeños toques con un iluminador y termina con unos polvos traslúcidos para eliminar brillos. Luego, maquilla tus ojos con un perfilador en el párpado superior y rímel negro. Los labios es tal vez lo más importante: el color que prefieras, pero con los tonos rojos-rosas siempre aciertas.

Tu mejor pose y careto. Si tienes que ensayar trescientas veces delante del espejo primero, adelante. Ante todo que no sea forzada (es difícil, lo sabemos), sino lo más natural posible. Hombros hacia atrás, junta omóplatos y a la vez saca pecho. Para lograr una mirada interesante y que transmite confianza en uno mismo, lo que se conoce como “squinch”, entrecierra los ojos ligeramente, sin mirar directamente al objetivo y con la cara algo ladeada. Para la boca, queda muy sexi hacer como que tiras un beso a la cámara, lo que se conoce como morritos. Pero si prefieres algo más normal, prueba con el “teeging”, esto es, sonreír enseñando la fila superior de los dientes. Si quieres algo más gamberro y a la vez sensual, guiña un ojo o saca la lengua. Un consejo extra para que no inmortalices la papada, hazte la foto desde arriba, con el teléfono por encima de tus ojos, nunca desde abajo.

Un sitio iluminado. Igual no puede ser, pero intenta hacerte la autofoto en un sitio con una buena luz natural, por ejemplo, cerca de una ventana. Coge el smartphone y muévete hasta que encuentres esa iluminación óptima.

Exprime tu imaginación. Busca lugares y objetos que no te quiten protagonismo pero que adornen la foto. Prueba con distintas posturas, tú sabes cuál es tu mejor perfil o tu parte del cuerpo más voluptuosa, así que ¡explótala!

A photo posted by Nicki Minaj (@nickiminaj) on

Fíjate en las celebrities. Ellas sí que saben cómo calentar las redes sociales a golpe de cámara. Inspírate en las cuentas de Instagram http://consejos-sexo.atresmedia.com/cuales-son-las-famosas-que-mas-se-desnudan-en-instagram/ de la reina Kim Kardashian y otras como Miley Cirus, Paris Hilton, Lady Gaga, Amber Rose, Nicki Minaj…

Click aquí para cancelar la respuesta.