Seis remedios fresquitos para el sexo en verano

En esta fecha del año aumentan los encuentros sexuales gracias a las vacaciones, el relax, la vitamina D procedente del sol, las fiestas y encuentros veraniegos. El calor provoca un aumento de los niveles de testosterona, melatonina y endorfinas y eso aumenta la cantidad de prácticas sexuales en esta época. Sin embargo, hay que tomar algunas precauciones para que lo que la práctica sexual no termine en golpe de calor.

El sexo, como un deporte más que es –de moderado a de riesgo, según cada cual-, requiere de una preparación previa. Debido a las altas temperaturas que estamos viviendo por el cambio climático, es necesario extremar las precauciones. Hay una serie de consejos a tener en cuenta:

1- Consumir gran cantidad de agua antes, durante y después del encuentro sexual. Durante el momento sexual, se suele producir una fuerte sudoración con riesgo de deshidratación. Por eso, es importante ingerir pequeños sorbos de líquido durante todo el encuentro. Fundamental desechar o reducir el consumo bebidas alcohólicas, ya que producen el efecto contrario.

2- Usar ropa cómoda y ligera. En este caso no es un inconveniente, ya que probablemente no sea necesaria.

Woman with cone of ice cream on the beach

3- Aprovechar el hielo o el helado para favorecer nuestros juegos eróticos. Pasarse el hielo con la boca o usarlo en las zonas erógenas es una buena idea para aumentar el placer y ya de paso la sensación de frescor.

4- Darse baños en el agua fría del mar y lo que surja. Las bajas temperaturas de algunas de nuestras playas son beneficiosas para la salud, ya que estimulan las defensas, aumentan la producción de glóbulos blancos, dan energía y se produce una mayor oxigenación de nuestros músculos. En este caso, el agua  no sólo refresca y previene un posible golpe de calor, sino que también estimula la circulación sanguínea, que es uno de los motores de la sexualidad. Además, los cuerpos mojados cargan de erotismo la situación… Todo son ventajas.

5- Hay una serie de posturas sexuales propicias para evitar la ola de calor. Es importante evitar posturas como las del helicóptero y la carretilla; mejor dejarlas para cuando refresque. En estos tiempos es mejor tirar de los clásicos, como el misionero o el “tumbados cara a cara”. Otra de las posturas es la doma, en donde el hombre está sentado con los pies en el suelo y la mujer se puede poner frente a él o de espaldas.

6-Hazte ecologista. Sí, puede parecer que no tiene sentido, pero si no evitamos las olas de calor producidas por el cambio climático, dentro de unos años viviremos en barbecho sexual. O sea, que esto, más que un remedio es a modo de prevención. Hay miles de razones por las que tomar conciencia y cuidar nuestro planeta, pero ¿existe alguna más placentera que esta? Ya no hay excusas.

Click aquí para cancelar la respuesta.