Seis posturas sexuales que todos los hombres desean practicar

Lejos de la idea generalizada de que los hombres buscan sexo duro, intenso y con ritmos tan frenéticos que impiden que ellas disfruten de verdad, te sorprenderá conocer que las posiciones sexuales preferidas por los varones son en realidad las más óptimas para que las mujeres alcancen orgasmos intensos.

El misionero
Un clásico, sí, pero de lo más cómodo y placentero especialmente si añadimos unos pequeños ajustes para que no sea el hombre quien marque 100% el ritmo y la fricción. Simplemente con que la mujer rodee con sus piernas el torso de su acompañante podrá mover las caderas a su gusto cambiando el ángulo de penetración y pudiendo frotar su clítoris contra el pubis de él para asegurarse el orgasmo clitoridiano: asúmelo, muy pocas mujeres son capaces de alcanzar el conocido como orgasmo vaginal o de punto G.

La vaquera
Ideal para ellas que son quienes controlan el ritmo y la intensidad de penetración, pero también para ellos, quienes pueden aprovechar para acariciar, agarrar y juguetear con sus pechos, nalgas y cintura. Así aumenta el grado de excitación viendo como la mujer se mueve y disfruta y, de paso, aportan algo de energía a sus movimientos ayudándola a elevarse o moverse hacia los laterales.

Intimate scene of couple in love

El perrito
Una postura en la que ellos se sienten poderosos y pueden trabajar diferentes ángulos y profundidades de penetración, pudiendo agarrar a la mujer por el trasero, los pechos e incluso, el pelo. Pero también para ellas, porque aunque estén a cuatro patas y boca abajo, tienen las manos libres para tocar y tocarse y una mayor libertad de movimientos de cadera para que la fricción sea mayor o menor.

La mariposa
La mujer tiene que tumbarse sobre una superficie relativamente elevada, como una mesa o cómoda, que permita que su trasero quede ligeramente en el aire y coloca las piernas sobre los hombros de su compañero. El hombre, quien disfrutará de una buena panorámica, se queda de pie poniéndose entre sus piernas y la agarra por los glúteos elevando su pelvis hasta que la espalda forme una línea recta. Ángulo correcto de penetración, diana en el punto G y acceso directo a su clítoris, y a volar.

La cucharita
Una posición cómoda para practicar sexo medio adormilados a primera hora de la mañana y también de las más silenciosas y discretas si no queremos que nadie nos escuche. Requiere estar tan pegados y acoplados que es una de las posturas más íntimas. El hombre debe sujetar y agarrarse bien al cuerpo de la mujer –pudiendo tocar sus pechos y estimular su clítoris– para que la penetración encaje perfectamente sin que el miembro viril se salga durante el coito.

Cute couple sleeping and cuddling in bed at home in bedroom
Cute couple sleeping and cuddling in bed at home in bedroom

La cruz o equis
Piernas entrelazadas, los cuerpos forman una especie de equis que permite que ambas partes puedan excitarse observando la escena y tener casi plena libertad de movimientos. Ellos pueden controlar la profundidad y ritmo y ellas frotar su clítoris con el muslo de su amante y moverse hasta encontrar un ángulo de penetración que se aproxime a su punto G. Por descontado, ambos tienen las manos libres para tocar, apretar y agarrar dónde y cómo gusten.

Click aquí para cancelar la respuesta.