Seis mimos extra para la vagina en vacaciones

Cuando pensamos en vacaciones, pensamos en darle un descanso a nuestra cabeza. Dejar un poco la mente en blanco, para variar. ¿Pero pensamos en darle vacaciones también a nuestra vagina?

No, no estamos hablando de un periodo de abstinencia, sino de darle unos mimos extras. Y es que no hay que olvidar que muchas veces la vagina es una de las partes de nuestro cuerpo que más sufre: la menstruación, humedades que provocan infecciones, métodos anticonceptivos como el anillo vaginal o el DIU que acoge en su interior y por qué no decirlo, también el desgaste que a veces suponen los maratones sexuales. ¿No se merece entonces que pensemos también en ella este verano?

En este sentido, la sexóloga experta en ginecología, Laura Cámara recuerda que “en verano, nuestros genitales sufren más que durante otras épocas del año”, por lo que te será muy útil seguir estos consejos:

1) Los genitales también sudan: Sí, la vagina también suda, sobre todo en verano, así que “deja los vaqueros ajustados para otras épocas del año y procura llevar ropa interior que favorezca la transpiración”.

2) No abusar del salva slip: Al notar mayor humedad, muchas mujeres recurren al uso de salva slip, sin pensar que a veces es peor el remedio que la enfermedad. “La mayoría de salva slips empeoran la situación, ya que lo que hacen es evitar que transpire. Así que es mejor cambiarse a menudo de braguita, si eso nos hace sentirnos mejor”.

woman in panties

3) Sí al vello genital: Si queremos lucir biquini este verano, sí o sí habrá que depilarse un poco aquella parte. Pero sin pasarse. “El vello genital no está ahí por casualidad. Cumple una función muy importante de protección de la zona genital, tanto de agresiones externas, como de la humedad. El pelo hace que la zona transpire más, ya que deja ventilación entre la piel y la ropa. Si eres propensa a la sudoración e irritaciones de la zona, mejor deja algo de vello y no te depiles por completo”.

4) Limpiar bien la arena: Tras un revolcón de las olas, parece que tenemos arena de playa hasta en el carné de identidad. ¿Debe preocuparnos? “La arena podrá colarse entre los genitales externos, incluso llegar al ano e introito, pero es muy, muy difícil que se introduzca en la vagina. Así que eso es algo que no debe angustiarnos. Lo que si debemos hacer es limpiar bien la zona con la ducha al final del día”.

5) Vigilar la humedad: Ya hemos hablado aquí de los fastidiosos hongos vaginales, que son más frecuentes en verano debido a la humedad. Para ello, “si eres propensa a las infecciones por hongos, la mejor recomendación es que cambies a menudo tu braguita del biquini para estar seca. Llévate un biquini de repuesto para ir cambiándote”.

6) Me toca la regla: Ese momento en el que tienes pocos días para escaparte a la playa y te das cuenta de que justo te va a bajar la regla. Si bien siempre puedes llevar a mano un tampón para bañarte o para ponerte ropa más ligera sin miedo a mancharte, también puedes optar por la copa menstrual, que cumple la misma función pero que “al usar menos productos químicos y perfumes, provoca menor sequedad que los tampones”.

Click aquí para cancelar la respuesta.