Seis lugares singulares donde tener sexo

¿Te suena lo de esa pareja de veinteañeros que han pillado haciéndoselo en una noria en Las Vegas? Aunque parece una noticia publicada por El Mundo Today, no es broma. A los tortolitos les sobrevino la lujuria en una de las atracciones más conocidas de la ciudad, High Roller, desde la que se disfrutan de unas vistas increíbles. El calentón a 168 metros de altura podría llevarles a la cárcel: una cámara de seguridad registró el momento hot y fueron arrestados por un delito grave, tener relaciones sexuales en público. En este caso lo que pasó en Las Vegas no se quedó ahí, sino que además se enteró todo el mundo. Aunque la noria está difícil de superar, ahí van algunas propuestas singulares y arriesgadas a la hora de tener sexo.

En un auditorio mientras asistes a una conferencia, congreso o similar: precisamente porque estas charlas a veces resultan un tanto aburridas con probabilidad de quedarte zzz zzz. Pues mira, mucho mejor ponerse lo más lejos posible del escenario, te sientas encima de tu pareja, en plan “es que no veo, el de delante es muy alto y me tengo que poner aquí”, y con la ayuda de la oscuridad… Recomendable: contenerse de gemidos, of course, no vayamos a despistar al que está concentrado soltando el discurso. Otros sitios afines a este: el cine, el teatro, el pasaje del terror…

En medios de transporte: un clásico de las relaciones “aquí te pillo aquí te mato”, sobre todo en trayectos largos. Seguro que muchos habréis probado en este entorno viajero, confesad. En las últimas filas de asientos, en los baños… Sitios afines: un coche de policía (si te lo haces con un madero, si no, NO), una grúa, una barca del Retiro o el Lago…  ¡Ay, cuándo lleguen los coches autónomos, qué tiemblen los hoteles!

fotomaton

Fotomatones: pasas delante de ellos y seguro que no se te había ocurrido. Pues este lugar cuenta con unas características muy apreciables a la hora de echar un polvo, como asiento giratorio y regulable en altura y una cortina para resguardaros de las miradas ajenas. Sitios afines: cabina para votar, baños portátiles.

En garajes: otro básico para encuentros de alto voltaje. Sales una noche de fiesta y antes de coger el coche para irte a casa, haces una paradita… A esas horas con suerte no te encuentras a nadie. O si lo prefieres, pues dentro del vehículo pero sin salir del parking. Sitios afines: aparcamientos al aire libre, cocheras de los autobuses.

Autolavado de coches: un sitio ideal para algo rápido, vamos, lo que dura el lavado, con la garantía de que nadie te ve ni te oye. Perfecto. Sitios afines: un vagón de metro cuando pasa por el túnel.

Cementerios: aquí, si no vas el Día de Todos los Santos, es muy probable que esté poco concurrido. Aunque para asegurar, mejor de noche, si te atreves a ir. No es como una cama, pero es un sitio para tumbarse en condiciones, sin las estrecheces de un coche. Un lugar al aire libre, en silencio, ¡qué más quieres! Sitios afines: no hay, los camposantos son lugares únicos.

Click aquí para cancelar la respuesta.