Seis formas de que te corten el rollo en la cama

Estáis ahí tan a gustito, lo estáis dando todos: ese chico te gusta de verdad y la prueba de fuego, la cama, está resultando maravillosa. Pero la felicidad es un estado efímero, y tanto que sí, así que cuando menos te lo esperas te suelta algo o tiene un comportamiento que hace que la libido se te baje a los pies, ¿te suena esto? Seguro que si has tenido una vida sexual activa y diferentes parejas a lo largo de tu vida, te resultará familiar lo que te vamos a contar. Hemos hablado con distintas mujeres que nos han confesado de qué forma les han cortado el rollo en la cama. Ahí van:

– Laura: es la primera y se lleva la palma, porque muchas de las consultadas la han citado. Que te hable de su EX. Sí, eso y en ese sitio tan poco apropiado. Esto le bajaría la libido a cualquiera: “De repente, en plena faena, me soltó “pues a mi ex esto no le gustaba”. Y chica, se me quedó una cara… Me cortó todo el rollo”. Lo entendemos y no sabemos explicar por qué en ese preciso momento este chico decidió soltarte tremenda frase pero es como para salir corriendo.

– Marisa: “Yo lo tengo claro, me pasó una vez pero tengo amigas a quien también les ha pasado. Que te llame por otro nombre, me da igual si es su madre, la prima o el polvo de la noche anterior”. En efecto, que te llame Pepa si tú eres Marisa no da buen rollo. Los hay que hacen como si no lo hubiesen dicho, aunque tú te hayas percatado y otros que empiezan con todo tipo de excusas “uy, perdona, es que es mi abuela, que falleció hace una semana..”. Decide tú si quieres seguir con el polvo o no.

Legs man standing on a blue bench in beige socks

– Carmen: entramos en terreno delicado que va más allá de las palabras, los olores. “El chico me ponía muchísimo, habíamos acabado en la cama a las pocas horas de conocernos pero al quitarse la camisa y empezar a rozar piel con piel, se me vino todo abajo: no me gustaba nada cómo olían sus axilas, bueno, el torso en general, no sé cómo sería el olor de sus genitales porque me cortó todo el rollo y no seguimos. Me sentí muy mal, la verdad”. No estamos diciendo que enmascares tus olores con litros y litros de colonia, pero unos mínimos de higiene ayudan. Y si hay un problema más allá de esa higiene normal, quizás convenga consultar con un profesional.

– Palmira: “Que se dejen los calcetines puestos, ya puede estar buenísimo que si ejercita cualquier postura con los calcetines puestos, mal vamos”. Suscribimos: mejor, quítatelos al inicio.

– Eva: “Que esté pendiente del móvil, que esté más pendiente del móvil en la cama que de mí, ya, si estamos cenando o tomando algo me parece de mala educación, pero imagínate en la cama. Me ocurrió en una ocasión: que estaba todo el rato pendiente de la pantalla”. Lo entendemos, y es que si muchos dicen que las tecnologías nos acercan (y es cierto), en algunos momentos sirven para alejarnos. Así que cuidado.

– María: “Que te pongan cualquier excusa para no usar el condón y aseguro que he oído de todo: que si me aprieta, la más común es la de que no siento nada. Y cómo me fastidia cuando añaden la coletilla de yo no tengo nada… Claro, claro”. En efecto, como dice María seguramente no tenga nada, pero más vale prevenir que curar: siempre con condón.

Click aquí para cancelar la respuesta.