Seis cosas que no te pueden pasar en una relación si tienes más de 25

Has vivido lo suficiente como para saber lo que no quieres en tu vida. Aún así, probablemente vuelvas a tropezar con estas seis piedras.

1. Elegir a una persona tóxica

Si absorbe tu energía, pretende controlar tu agenda, es incapaz de aceptar que tengas tus propios planes e infravalora tus capacidades y tus esfuerzos, sácala de tu vida. Existen varias señales de alerta que ya analizamos en un artículo anterior.

2. Aguantar por miedo a quedarte sólo

Nadie es más feliz en una relación tortuosa que soltero. Sin embargo, muchas veces nos empeñamos en salvar algo que no perjudica por ese miedo, tan característico de esta sociedad, a quedar fuera de los estándares de normalidad. Parece que hay que llevar el ritmo de vida que se espera de nosotros, y eso incluye matrimonio y familia. Ojo, porque hay mochilas que deberemos llevar de por vida aunque nos arrepintamos de haberlas elegido.

Family Posing

3. Hacer un drama de cada ruptura

A lo mejor estabas convencido de que, está vez sí, era el amor de tu vida, pero a estas alturas ya habrás comprobado, tal vez más veces de las que te gustaría, que el dolor acaba desapareciendo. Un día echas la vista atrás y te preguntas cómo es posible que no exista ni un rastro de sentimiento con lo mal que lo pasaste. Volverás a superarlo, así que deja de fustigarte y continúa con tu vida.

4. Emperrarte en cambiar a tu pareja

Si existen comportamientos o actitudes de tu pareja que te impiden ser feliz, saca de tu cabeza esa absurda creencia de que podrás cambiarla. Si no ha hecho un solo amago en todos estos años, la probabilidad de que lo vaya a hacer cae en picado a partir de los 30: las manías se asientan y uno se va sintiendo cómodo en sus costumbres. Podrá evolucionar y amoldarse en ciertos momentos, pero todo lo que forma parte de su personalidad permanecerá. No te sientas decepcionad@ ni te culpes por rendirte: si le quieres, deberás hacerlo con sus cosas buenas pero también con sus defectos.

5. Comenzar una relación con alguien que fue infiel a su pareja contigo

Quien lo ha hecho una vez con éxito, suele volver a probar. Es un error convencerse de que se trata de una persona de fiar, pero contigo hizo una excepción “porque le gustabas de verdad”. Tú te sentirás diferente y especial… pero probablemente la persona a la que engañó contigo también estaba convencida de serlo.

6. Pretender caerle bien a tus suegros

Procura relajarte y compórtate con naturalidad, porque te va a dar lo mismo. No importa cuán encantador seas y cuántas sean tus virtudes: nadie estará a la altura de su hij@. El padre de ella y la madre de él se encargarán de encontrar tus puntos débiles para nutrir sus ansias de crítica. Llévalo con buen humor.

Nota: Si tienes la suerte de caerles bien (cuenta la leyenda que existen suegros que te aceptan y te aman como a sus propios hijos), valóralo como se merece.

Click aquí para cancelar la respuesta.