Seis cosas por las que tu vagina te ODIA

Ay si ella pudiese hablar, si ella pudiese hablar te diría muchas cosas, pero como el don del lenguaje no lo tiene se manifiesta de otra forma: que si con unos picores, que si con un cambio en el flujo, que si un olor más intenso que el habitual, que si unos hongos, oh, no, ¡otra vez!
Sí, todas esas cosas que pasan son formas de hablar de tu vagina porque si ella pudiera decírtelo te comunicaría que te odia por las siguientes razones. Toma buena nota:

Abusar de los salva slips y de las compresas: te lo contábamos en este artículo, el exceso de humedad le sienta como un tiro a tu flora vaginal. Con él estás creando el ambiente perfecto para que hongos y bacterias vengan a alterar su ph. Así que utilízalos con moderación. Ella te lo agradecerá.

Utilizar ropa interior de lycra: nos la venderán como muy adecuada (la publicidad es capaz de venderte cualquier cosa), pero no lo es. La más adecuada es la de algodón, la ropa interior de tejidos sintéticos puede generar roces e irritaciones. Así que mejor o abandonarla o usarla solo en determinados casos.

woman holding paper with SOS message over her crotch. Health hygiene concept

Ay el tanga: que sí, que con determinados pantalones o vestidos es lo más adecuado, pero a tu vagina tampoco le gusta. Por ejemplo, ponértelo mientras haces deporte puede ayudar al traspaso de las bacterias que se encuentran en el recto, como la e. Coli, a la vagina. Así que te decimos lo mismo que en el punto anterior: solo en ocasiones puntuales.

Las depilaciones integrales: en este caso la que te odia es tu vulva y también hemos tratado este tema en El Sextante. Las depilaciones integrales son muy agresivas con tus partes íntimas y además, si hay vello es por algo. El vello púbico protege nuestros genitales. No se te olvide.

No cuidar adecuadamente (ni limpiar tras el uso) tus juguetes sexuales: los usas con mimo pero luego su  higiene deja más que desear, o quizás los limpies con productos poco adecuados y luego todo eso se siente en tus zonas íntimas. Siempre se deben limpiar después de usarlos, mejor con agua  y jabón, cuanto más neutro mejor. Y lo mismo con tus deditos o los de tu amante: una visita al baño antes de tocar es más que conveniente, sobre todo si esos deditos han estado en otras partes, como el ano, donde puede haber bacterias.

Abusar de lavados vaginales: a las mujeres se nos martillea con que la higiene íntima debe ser muy habitual y estricta, incluso se nos bombardea con todo tipo de productos íntimos para esa higiene. Debes saber que abusar de lavados no es bueno para tu vagina y que muchos ginecólogos no recomiendan los lavados vaginales porque la parte interna de la vagina se limpia por sí sola. Si lo haces muy a menudo acabarás desequilibrando la acidez del tracto genital.

Fijo que si sigues estos consejos a partir de ahora tendrás una mejor relación con tus genitales.

Click aquí para cancelar la respuesta.