Seis consejos para un buen masaje erótico

El apetito sexual y las relaciones sexuales suelen disminuir a causa del estrés, el cansancio o la tensión. Se trata de motivos que no tendrían por qué entorpecer el vínculo conyugal, pero por desgracia, lo hacen. Por ello, te damos una solución que te permitirá incrementar el deseo sexual con tu pareja y que además, ayudará a prolongar el placer.

Hablamos de los masajes eróticos, pero ¿cómo podemos conseguir el masaje erótico perfecto? ¡Qué comience la acción!

1. Invita a tu pareja a tumbarse en la cama, y empieza a tranquilizarla. Puedes hacerlo mediante susurros o palabras bonitas.

2. Para ir calentando motores, el siguiente paso es deslizar suavemente las manos por todo su cuerpo. Se trata de movimientos suaves y lentos, como una caricia, siempre evitando que tus dedos ejerzan presión sobre su piel y puedan causar algún daño.

3. Frota algunas partes de su cuerpo, como el cuello, la nuca o los hombros. Esto suele ayudar a reducir su tensión, y el ambiente comenzará a caldearse.

4. Luego con tus manos masajea sus lóbulos de las orejas, labios, y pechos (pezones y areolas). En estas zonas las caricias deben ser más intensas, sin olvidarse nunca de la suavidad.

5. Sitúate a la altura de su cintura y acaricia en círculos lentamente. No olvides las plantas de los pies, ya que son una parte de nuestro cuerpo donde se acumula muchísima tensión.

6. Colócate a la altura de sus rodillas, y pellizca sus glúteos. ¡Con cuidado!

Masaje

Con este masaje, los músculos se relajan y ello estimula la segregación de hormonas, incitando a tu pareja a la relación sexual. Pero, ¡no te olvides de los pequeños detalles! Si sigues estos pasos, y a ellos se suman un ambiente cálido, romántico, y con buen aroma, el contacto sexual estará más que asegurado.

Click aquí para cancelar la respuesta.